Ian Fleming, el creador de James Bond

28 de mayo del 2018

El famoso agente 007.

Ian Fleming

Ian Fleming nació hace 110 años en MyFair, Londres, un lugar de un alto estatus social. Su vida lo condujo por ciertos caminos y no le quedó más recurso que plasmarse a sí mismo en el famoso agente secreto James Bond.

Fleming quedó huérfano de padre muy joven, al inicio de la Primera Guerra Mundial. Y su madre, Eva, quien era sobreprotectora y tenía la intención de forjar a su hijo según sus deseos, se encargó de su crianza. Trató de que fuera diplomático.

Pasó por diversos colegios porque no encajaba, en el primero lo acosaron hasta que se retiró, en el segundo no pudo continuar por el bajo desempeño y, en el último, la escuela militar de Sandhurst, fue expulsado por su vida desconcertada y tras contraer una enfermedad sexual.

Terminó sus estudios en Austria, lo cual sería un momento importante en su vida, porque lo acercaría al mundo del espionaje, uno de sus profesores trabajó como parte de un servicio secreto inglés MI-6. Pero allí también empezó su camino por el licor, el cigarrillo y las mujeres.

Tiempo después de graduarse logró entrar a la agencia de noticias Reuters como redactor, aunque no era muy bueno escribiendo, en este medio aprendió a hacerlo como uno de los principales aportes a su carrera. Hizo una reportería a la Unión Soviética a mediados de los años 30.

Sin embargo, ese puesto lo había conseguido su madre a través de contactos en la agencia. Eso significaba deberle un favor a la sobreprotectora mujer y que esta aprovechara para manipular su vida al antojo, por eso decidió renunciar y probar en otros trabajos.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial fue reclutado para servir a la Fuerza Naval de Inglaterra y, aunque no tenía carrera militar, fue ascendido a asistente del almirante John Godfrey, en la sección encargada de la inteligencia de la marina.

Su función era recibir información y formular algunos planes para contrarrestar a los alemanes. Ian Fleming se sentía más importante de lo que era realmente y proponía planes fantasiosos para confundir a las tropas de Hitler.

Más que asestar golpes de inteligencia en la guerra, logró demostrar que tenía grandes capacidades en imaginación y para crear tramas, aunque fantasiosas, eran atrayentes. Por eso, en 1952, seis años después de la guerra, publicó la novela que lo lanzaría al estrellato, Casino Royale.

Escribió 12 novelas y cuatro cuentos en total que componen sus obras. No fue un gran amigo de la crítica que lo convirtió en un escritor “de aeropuerto”, que violaba las reglas del género. Sus mayores críticas era la combinación del sexo con las escenas violentas. Prácticamente lo que definía su vida.

Según sus biógrafos y cercanos, al interior de su familia había múltiples infidelidades consentidas y perversiones masoquistas satisfechas. Aún así, con Ann Rothermere, tuvo un hijo llamado Caspar.

La fama le llegó cuando el presidente John F. Kennedy aseguró que entre sus novelas favoritas se encontraba De Rusia con amor. Desde allí se aumentó la fama del escritor. Por su consumo diario de una botella de ginebra y más de tres paquetes de cigarrillos, el 12 de agosto de 1964, Ian Fleming murió de un paro cardíaco.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO