Jacqueline Kennedy, primera dama e icono de la moda en EE.UU.

Foto: Wikimedia

Jacqueline Kennedy, primera dama e icono de la moda en EE.UU.

20 de mayo del 2017

Jacqueline Kennedy Onassis se convirtió en una de las mujeres más famosas del mundo en el siglo XX, “Jackie” como la conocían, fue la viuda del presidente 35 de Estados Unidos John F. Kennedy.  Fue un icono de la moda por sus trajes, entre ellos el rosa Chanel que se convirtió en el símbolo del asesinato de su esposo.

El homicidio del presidente Kennedy, en noviembre de 1963, sorprendió al mundo. Su viuda de 34 años, caracterizada por su aplomo y fortaleza envió un mensaje: “Quiero aprovechar esta ocasión para expresar mi agradecimiento por los cientos de miles de mensajes, casi 800.000 en total, que mis hijos y yo recibimos en las últimas semanas.

El conocer el afecto que todos ustedes sentían por mi esposo me sostiene, y la calidez de estos últimos tributos es algo que no olvidaré. Cada vez que lo puedo soportar, los leo… Todos ustedes que me escribieron, saben cuanto lo amábamos y saben el como correspondió a ese amor”, comentó Jacqueline.

Jacqeline nació el 28 de julio de 1929 en el poblado de Southampton, en el estado de Nueva York, en una familia de clase alta. Su padre, John Vernou Bouvier III, era corredor de bolsa y su madre, Janet Lee Bouvier, era la hija del presidente de una entidad bancaria de renombre.

“Jackie” nació en la gran depresión, pero nunca le faltó nada. John Davis su primo en primer grado la recuerda como una chica “casi siempre vestida con ropa de cabalgar. Mientras los otros primos estaban en la playa o jugando tenis, ella estaba día tras día en el círculo de cabalgar… ella prefería estar a solas”.

Jacqueline fue enviada a una exclusiva escuela campestre Holton-Arms de Bethesda, Maryland y luego la escuela de MissPorter en Farmington, Connecticut. En 1947 fue la “debutante del año” destacada por su belleza. En 1951 se graduó de Bachelor of Arts en literatura francesa de la Universidad George Washington.

Tenía el trabajo de fotógrafa en un periódico de Washington en los que ganaba  42.50 dólares semanales, fotografiaba a las celebridades incluido John F. Kennedy. “Lo conocí en el hogar de un amigo nuestro, quien desvergonzadamente intentó por más de un año unirnos”, añadió “Jackie”.

Se casaron el 12 de septiembre de 1953 y se convirtieron en las figuras más representativas de la vida americana. Jackie sufrió un aborto natural en 1955 y luego dio a luz a una hija muerta llamada Arabella en 1956. Caroline Kennedy la primera hija del matrimonio llegó en 1957. John F. Kennedy anunció su candidatura a los EE.UU. y ganó.

Luego llegó su segundo hijo John Fitzgerald Kennedy Jr. en 1960. Con 31 años, Jacqueline se convirtió en la tercera más joven de las primeras damas de la historia, igual que su esposo; el presidente más joven en ser elegido a sus 42 años.

Cuando llegaron a la Casa Blanca, “Jackie” imprimió su estilo. No le gustaba el nombre de primera dama porque sonaba como el nombre de un caballo. Su vida privada se convirtió en centro de atención, durante su periodo de primera dama, se convirtió en el símbolo de la moda local e internacional.

Cuando llegó la famosa Mona Lisa de Leonardo Da Vinci para una visita en la Casa Blanca, Jacqueline estuvo ahí presente. El 14 de febrero de 1962, realizó una visita guiada por la Casa Blanca para la televisión norteamericana.

Sus hijos tuvieron vidas normales gracias a que “Jackie” los protegió de la prensa y de la vida pública. La pareja presidencial viajó a Dallas contra el consejo de todo mundo. Tiempo atrás, Jacqueline había perdido un hijo que murió de la enfermedad de la membrana hialina.

Jacqueline Kennedy estaba sentada al lado del Presidente cuando recibió el disparo que lo mató el 22 de noviembre de 1963. Los momentos posteriores al asesinato mostraron la templanza que la caracterizaba. Llevó a sus dos hijos de la mano, caminó tras el ataúd desde la Casa Blanca hasta la catedral de Sant Matthew, en la que se celebró un funeral masivo. Jacqueline fue la encargada de encender la llama en la tumba de su esposo en el Cementerio de Arlington.

Después de cinco años, se casó con el millonario armador griego Aristóteles Onassis, él le podía dar el estatus y la protección que buscaba. Al cabo de un tiempo, la relación se deterioró. Jacqueline se dedicaba a llevar una vida costosa.

Aristóteles, sufrió la perdida de su único hijo en un accidente aéreo, Onassis enfermó y murió. “Jackie” heredó 28 millones de dólares. Pasó sus últimos años al lado de Maurice Tempelsman, un hombre que se dedicaba al comercio de diamantes. En 1994 se le diagnosticó un linfoma (un tipo de cáncer). Murió el 19 de mayo de 1994 a los 64 años en su apartamento de la Quinta Avenida de Nueva York.

Su funeral fue televisado en todos los Estados Unidos y fue enterrada junto a su primer esposo, el presidente John F. Kennedy.