La hermosa mujer que enamoró a Karl Marx

La hermosa mujer que enamoró a Karl Marx

2 de diciembre del 2018

Jenny von Westphalen es conocida actualmente por escuchar y  fortalecer el pensamiento de su esposo, Karl Marx,  quien logró cambiar la historia del mundo. Fue la compañera, primera lectora, traductora y crítica del pensamiento de Marx.

La vecina del pensador fue nombrada Johanna Bertha Julie Freiin von Westphalen, nació en 1815 en Salzwedel, Alemania, era hija de una familia perteneciente a la aristocracia escocesa con gran capital. 

El hermano menor de Jenny, Edgar, se hizo gran amigo de Marx en la escuela; mientras ella entabló relación con la hermana mayor del filósofo, Sophia. Jenny era mayor que Marx por 3 años. Sin embargo, los dos empezaron a compartir bastante tiempo desde la infancia porque tenían un gran gusto por la lectura.

Esa relación se transformó en un noviazgo en la adolescencia, pero las posteriores intenciones de casarse fueron truncadas por la oposición de los padres de Jenny von Westphalen, quienes se oponían a que su hija se casara con el miembro de una familia de clase media.

Jenny no era solo apetecida por la educación cultural que le había entregado su padre desde muy pequeña, sino que además, según las menciones de la época, una mujer físicamente hermosa. Esos atributos la hacían ser objeto de cortejos de adinerados y poderosos hombres en el entonces Reino de Prusia, pero ella estaba decidida, su amor era Karl Marx.

Eso los llevó a casarse en secreto en 1836, un matrimonio que posteriormente hicieron oficial. Pero el pensamiento, para ese momento de Marx, llevó a que la pareja tuviera que mudarse a París, ser expulsados de la capital francesa y vivir en Bruselas, de donde fueron nuevamente exiliados y terminar en Londres, gracias a una costosa vivienda que Marx adquirió con el dinero de herencia tras la muerte de su suegro.

Jenny von Westphalen fue una compañera fiel, estuvo al lado de su esposo, discutía con los miembros del partido comunista y hasta con el mismo Engels que les ayudaba económicamente a su manutención. Pero la mala administración de los recursos por parte de Marx, la negación de sus documentos como ciudadano británico porque lo consideraban peligroso y la poca fama, para entonces, de sus textos, los obligó a pasar una vida compleja, de hecho algunos biógrafos atribuyen a esas necesidades la muerte de cuatro de los hijos del matrimonio cuando aún eran bebés.

Aunque es bien conocido el amor del pensador hacia su esposa, se tiene registro de varias cartas y poesías dedicadas a ella; parece que le fue infiel una vez con una mujer cercana al hogar llamada Helene, de hecho tuvieron un hijo que Engels asumió como suyo hasta el día de su muerte para evitar dañar el matrimonio, el menor fue llamado Freddy Demuth.

A parte de la colaboración, la compañía y el amor, Jenny von Westphalen fue conocida porque era la única que comprendía la letra de Marx, ella se encargó de transcribir los manuscritos del esposo para que los editores pudieran leerlos, dada su reconocida letra ilegible.

Ninguno de los dos vio nunca la fama de la obra. Jenny von Westphalen murió el 2 de noviembre de 1881, víctima de un cáncer que le cobró la vida a los 67 años y  Marx a los dos años posteriores. Actualmente sus cuerpos yacen juntos en el cementerio de Highgate, en Londres.