Joaquín Bedoya, el rey de la parranda

21 de noviembre del 2017

Acompañado de su guitarra logró un reconocimiento artístico por un poco más de cinco décadas

Joaquín Bedoya, el rey de la parranda

Wikimedia

Joaquín Bedoya, fue un músico antioqueño encargado de amenizar gran parte de las fiestas que se vivieron en la época de los 60’s. Acompañado de su guitarra logró un reconocimiento artístico por un poco más de cinco décadas. Canciones como Aguardiente pal chofer (1977), El trovador malicioso (1978), Amor sincero (1982), entre otros inolvidables éxitos.

Joaquín Bedoya nació el 10 de febrero de 1943 en el municipio de Frontino, ubicado en el departamento de Antioquia. Desde que fue muy pequeño se trasladó con su familia a Bello. Lugar donde realizó sus estudios de primaria, en la escuela Marco Fidel Suárez, y el bachillerato en la Pontificia Bolivariana.

Fue el hijo menor de los siete hermanos que conformaron su familia. Le gustó siempre amenizar las todo tipo de reunión familiar y tertulias. Desde esos momentos ya se le reconoció como un joven con mucho futuro en el mundo de la música, rodeado de cantantes y compositores.

Comenzó a tener confianza en sí mismo. Y de esa misma manera, se proyectó para luego convertirse en uno de los músicos más recordados y estimados por el tiempo de vida artística. Sus inicios fueron cantando en el grupo de su hermano José. Luego de esto se le conoció su primer trabajo como profesional denominado El espanto (1962).

Sus composiciones se hicieron muy famosas para la época de diciembre. Logró grabar discos con importantes productoras como Discos Fuentes, Codiscos y Discos Victoria. Sus relatos y líricas siempre fueron acompañadas de su agradable sentido del humor. Esas raíces paisas que tanto caracterizó en sus parrandas.

Interpretó canciones escritas por él y por otros artistas que entendieron su estilo musical. Entre las más reconocidas están: Las veteranas, Échele agua a la sopa, Colgué la guitarra, La dulce toma, Llegaron las putierrez, El enredo. “Para componer estos temas a uno le sirve cualquier frase; un chiste por ejemplo, puede dar origen a una letra, pero sabiéndolo aplicar y poniéndole un poco de malicia”, Bedoya hablando del éxito de sus composiciones.

“El Rey de la Parranda” falleció el 21 de noviembre del 2014 a la edad de los 71 años. Luego de toda una vida dedicado a enriquecer la cultura colombiana. Sin duda alguna este hombre dejó un legado con el todos los colombianos -principalmente en antioquia- pueden celebrar cada fin de año. Siendo esta la mejor forma de recordarlo “parrandeando”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO