El personaje débil más fuerte del cine: John Cazale

foto: youtube

El personaje débil más fuerte del cine: John Cazale

12 de marzo del 2019

John Cazale logró una cifra histórica en el cine de Hollywood, que todas las películas en las que participó estuvieran nominadas a los premios Oscar. Fue el actor secundario más fuerte del cine, que aunque nunca protagonizó una película, logró hacer sus personajes inolvidables.

Tuvo una corta carrera, así como su vida, por los trágicos reveses que le imprimió el cáncer en su cuerpo. Además del éxito y el reconocimiento en la historia del cine, dejó al séptimo arte una de las historias de amor más tristes de la industria.

“Aprendí más de interpretación de él que de cualquier otra persona. Todo lo que quería hacer era trabajar con John el resto de mi vida”, dijo Al Pacino sobre Cazale en una entrevista de 2003 en Entertainment Weeckly.

Ambos se conocieron cuando trabajaban en una estación de gasolina y desde que coincidieron en la obra El indio quiere el Bronx, allí le dijo “yo te conozco” e iniciaron una amistad que duró hasta las penurias de los últimos años de Cazale.

En otra obra de teatro llamada ‘La Cola’, fue que el director Francis Ford Coppola quien encontró a John Cazale como el interprete perfecto para el hermano rechazado y traidor de El Padrino, encontró en él las características perfectas para un personaje golpeado, anodino y contrario a los dos machos alfa de la mafia italiana que eran los Corleone.

Cazale, con su prominente frente, ojos saltones, delgado y alto tenía la capacidad para expresar las emociones más puras del ser humano de manera natural frente a la pantalla. Eso convertía a sus personajes, aún secundarios, en parte fundamental de la película, en un apoyo incondicional del personaje principal.

En esa capacidad se destaca su personaje de Fredo, cuando recibe el regaño de Michael en el hotel de las vegas, o la el gatillero fácil, nervioso y tonto que representa en Tarde de perros, junto a Al Pacino, uno de sus mejores papeles.

Participó en las dos primeras películas de El Padrino, La conversación, Tarde de perros y El cazador, películas que acumularon unas 40 nominaciones a los premios Óscar y que pasaron como clásicos del cine, no solo por su interpretación, pero sí por lograr cerrar la narrativa con su actuación.

A pesar de ser un ‘feo’ del cine, fumador, bebedor y lento en el actuar sobremanera, se convirtió en la pareja de Meryl Streep desde antes que esta obtuviera la fama que ostentó después. Aunque Cazale superaba a Streep por unos 14 años, tuvieron una relación entre 1976 y 1978 que marcó a los dos actores.

Sin embargo, fue también el final de el actor secundario más poderoso del cine, porque en 1978 empezó a escupir sangre como primer síntoma de su cáncer de pulmón. En ese tiempo fue contratado para actuar en El cazador, pero su condición de salud hizo dudar a los productores.

Sin embargo, actuó. Algunos dicen que pagado por Al Pacino y la gestión de Meryl, quien hacía lo que fuera posible para que las escenas de su pareja salieran primero. Ella tuvo que aceptar otro rodaje, contra su voluntad, para poder financiar el tratamiento, aunque no sirvió de nada. En los últimos años, mientras Streep trabajaba, era Pacino quien llevaba a Cazale a las quimioterapias.

Pero el avance de la enfermedad acabó con la vida de John Cazale el 13 de marzo de 1978, con un legado de películas y testimonios de amigos que no niegan su gran presencia en el cine, aún, como la sombra de los grandes personajes, de los que todos recuerdan.