José Antonio Abreu contagió de música a Venezuela

Wikimedia

José Antonio Abreu contagió de música a Venezuela

7 de mayo del 2019

José Antonio Abreu, que nació un día como hoy hace 80 años y falleció el año pasado, es uno de los gestores culturales más reconocidos de Venezuela, no solo por los innumerables premios que recibió por su obra, sino por la creación del Sistema Nacional de Orquestas que enseñó a millones de niños a tocar instrumentos.

Nació el 7 de mayo de 1939 en Trujillo. Sus abuelos habían sido inmigrantes italianos, que llegaron a Venezuela desde una colonia de ópera en la península europea. El abuelo, según cuenta Chefi Borzacchini en el texto Venezuela sembrada de orquestas, fundó una banda en Valera, repartió instrumentos y se los heredó al nieto muchos años después de haber fallecido, por medio de la madre.

Luego, por inspiración del padre y la madre, José Antonio Abreu aprendió a tocar el cuatro y el violín, interpretando algunas canciones con sus papás. Más tarde, se perfeccionó gracias a la influencia de maestros como Olaf Ilzins y Antonio Carrillo.

Lea también: El hombre que asustó a Estados Unidos

Viajó posteriormente a Caracas para terminar sus estudios de bachillerato y continuar con la carrera musical de manera profesional. Así consiguió alcanzar sus estudios en economía y música en la Universidad Católica Andrés Bello y la Escuela Superior de Música, respectivamente.

Así inició su vida laboral en la Cancillería y luego continuó en otros cargos políticos gracias a la afinidad que tenía con el poeta Arturo Uslar Pietri, al que acompañó y por quien resultó elegido diputado, según contó a Borzacchini en su libro.

Posteriormente cayó enfermo y tuvo que abandonar el país para recibir tratamiento, así que al regresar, a mediados de 1975, se decidió por implementar un sistema que permitiera llevar la música a todos los niños venezolanos.

Su principal objetivo era que la llamada ‘alta cultura’ pudiera llegar a los niños y niñas más pobres del país. Estaba convencido que la enseñanza musical podría transformar la adultez de cualquier persona.

“Como músico, tuve la ambición de ver a un niño pobre interpretar a Mozart. ¿Por qué no? ¿Por qué concentrar en una clase el privilegio de interpretar a Mozart y a Beethoven?”, le dijo el maestro José Antonio Abreu a The New York Times.

Fundó en ese año la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, como se conoce ahora, para luego iniciar su conocido Sistema Nacional de Orquestas, con el que llegó a las poblaciones más pobres y retiradas, donó instrumentos. Fundó bandas y coros y enseñó a miles de niños el arte de la música.

Entre sus pupilos más destacados y egresados del programa fue Gustavo Dudamel, el actual director de la Orquesta Sinfónica de Los Ángeles. Sin embargo, otros grupos y coros formados gracias al programa lograron a reconocimiento internacional.

Tuvo encuentros y desencuentros con con el chavismo, pero eso no impidió que su programa recibiera el financiamiento del gobierno de Hugo Chávez. Con Nicolás Maduro mantuvo la distancia que le permitió la relación y compromisos que se fueron acentuando con el Estado socialista, que progresivamente se ha ido apropiando del proyecto.

En los últimos años de su vida abandonó la dirección del programa a causa de los achaques de la vejez. José Antonio Abreu falleció el año pasado, el 24 de marzo de 2018, a los 78 años de edad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO