Kurt Cobain, el músico que no quería alcanzar el éxito

Kurt Cobain, el músico que no quería alcanzar el éxito

22 de febrero del 2017

El 20 de febrero de 1967, el mundo, sin saberlo, vio nacer a quien sería el mayor ídolo del grunge, convertido hoy en leyenda. Kurt Donald Cobain había nacido y años después haría temblar la tierra con el sonido carrasposo de su voz y la distorsión de su guitarra.

Había nacido en el seno de una familia común y corriente. Su padre,  Donald Lenald Cobain era mecánico y su madre Wendy Elizabeth Fradenburg, ama de casa. Todo marchaba normal en sus vidas y aquel chico rubio de ojos claros y mirada perdida había demostrado desde muy pequeño que su misión en la vida era hacer música. Contaba con apenas seis años cuando empezó a desgarrar las cuerdas de la guitarra de una de sus tías, instrumento que para él en ese entonces era un juguete demasiado divertido.

Lea también: Kurt Cobain en 15 fotos

Sin embargo, un par de años más tarde todo cambió en la familia Cobain. Los padres de Kurt se divorciaron terminando su matrimonio de muy mala manera. Su madre, Wendy, sin dar largas a su nueva vida decidió empezar una nueva relación con un hombre bastante violento.

El panorama pintó bastante oscuro para el pequeño Cobain, que cada vez se aferraba más a la música para escapar de los problemas familiares. Fue hasta los 14 años que pudo tener su primera guitarra, regalo de un tío. Aquel instrumento fue su compañía, su mejor amiga, su escapatoria.

Kurt Cobain

Los problemas con la nueva pareja de su madre, terminaron por afectarle demasiado, y dicen que ni siquiera la guitarra podría calmarle un poco. Decidió irse a vivir con su padre Don, la relación marchó bastante bien al principio pero terminó por marchitarse, su papá había formado una nueva familia y Kurt había pasado a un segundo plano.

Sus abuelos fueron su tercera opción. El depresivo rubio estaba en la dura etapa de la adolescencia y no era alguien que gozara de popularidad, era más bien taimado, huraño, triste y hasta agresivo. Sus abuelos no soportaron su actitud rebelde y desagradable, Una vez más debía irse.

Se rotaba entre las casas de sus amigos, cambió la cama por un sofá o por cualquier cosa que le brindara un poco de comodidad para dormir. Para matar el tiempo y hacer de la vida algo más llevadero dibujaba y tocaba la guitarra hasta que le sangraran los dedos.

Para esa época ya había abandonado la escuela y habría tratado de regresar con su familia, recibiendo solo rechazo por parte de ellos. Esto aumentó su sensación de hastío y soledad.

En 1985, con 18 años, Kurt conoció a Krist Novoselic y a Steve Newman. Los tres formaron el grupo The Sellouts, dedicado a tocar covers. Luego, decidieron cambiar de nombre a Fecal Matter, ingresaron nuevos integrantes: Matt Lukin, Aaron Burckhard, se mantuvieron Novoselic y Cobain.

Además: El bebé de Nirvana recreó la icónica portada 25 años después

Kurt Cobain, el padre del grunge 

Tiempo después nuevos cambios ocurrieron en la banda, Krist Novoselic y Kurt Cobain le dieron la bienvenida al baterista Dave Grohl; ahí nació Nirvana para invadir las venas con grunge. Era el año 1987.

Ese mismo año y en medio de su tórrido y denso mundo cargado de pesimismo, Kurt ve ingresar por una pequeña rendija de su burbuja un delgado rayo iluminado por el amor. Tracy Marander había llegado a su vida, al poco tiempo empezaron a vivir juntos en el pequeño y humilde apartamento de la joven. El desaliñado músico tenía por fin un lugar al cual llamar ‘casa’. Sin embargo, nada es para siempre y era solo cuestión de tiempo para que la relación se fracturara.

Cobain se negaba a tener un trabajo estable y odiaba colaborar con las tareas del hogar. Ambos terminaron por fastidiarse y el amor se fue por la tubería del sanitario.

Una vez más, la única compañía del artista era la guitarra, bueno … las drogas también. La música era lo único que lo mantenía en pie , aún le quedaba Nirvana. En 1988 el trío firmó su primer contrato, la discográfica independiente Sub Pop les produjo debut titulado ‘Bleach’, una de las canciones del álbum fue ‘About a girl’, inspirada en su exnovia Tracy.

Para él, seguramente, las puertas del amor se le habían cerrado en la cara. Pero ‘oh sorpresa’, no fue así, las mariposas en el estómago nunca se le habían alborotado tanto hasta que conoció a Courtney Love.

Kurt Cobain

Nirvana recibió una buena aceptación desde el principio, pero nunca se imaginó lo que haría ‘Nevermind’ con canciones como ‘Smells Like Teen Spirit’, ‘Come as you are’ y ‘In bloom’. El álbum fue como un maremoto mental en los jóvenes de la época, Nirvana arrasó con cualquier otra cosa que tuvieran en sus cabezas haciéndoles reventar las cuerdas cuerdas vocales al ritmo de sus canciones y menear el cuello hasta casi quebrarlo por el meneo de las cabezas. Nirvana se convirtió en un fenómeno mundial.

Era el año 1992, Cobain se casó en febrero con Love y en agosto nació su hija Frances Bean. Una cantidad de eventos que llegaron de repente a la vida del músico. La fama le cayó como un balde agua fría y no lo soportaba. No lo había buscado y tampoco lo quería. Empezó a drogarse con más frecuencia y la compañía de Courtney no era precisamente buena, ambos se habían casado con la heroína.

En 1993 Nirvana lanza ‘In utero’, nuevamente son un éxito. Más tarde en 1994, realizan el memorable ‘MTV Unplugged’.

Kurt estaba en la cima de su propio éxito y de su precipicio. Amaba a su hija, de eso no había duda. Por ella se internó y trató de rehabilitarse sin éxito, la abstinencia lo arrastró nuevamente al infierno de las drogas. Gastaba demasiado en heroína, tuvo varias sobredosis y se había convertido en una bomba de tiempo.

El 5 de abril de 1994 Cobain estaba solo en su casa en Seattle (EE UU). Un disparo en la cabeza cerró la boca de sus demonios para siempre. Tenía 27 años cuando se suicidó con una escopeta, haciendo parte del reconocido ‘Club de los 27’ (cantantes que murieron a esta edad). Su cadáver fue encontrado el ocho de abril por un electricista. Había dejado una nota con un final que decía:

“Frances y Courtney, estaré en vuestro altar. Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, su vida será mucho más feliz sin mí. Los quiero.¡Los quiero!”.