La ‘inverosímil’ vida de José Asunción Silva

23 de mayo del 2017

José Asunción Silva nació el 27 de noviembre de 1865 en Bogotá y falleció el 23 de mayo de 1896 cuando tan solo tenía 31 años. Fue comerciante, embajador y poeta reconocido de Colombia. Nació en una familia culta y acomodada de la capital de la República. Su padre era el escritor y comerciante Ricaro […]

La ‘inverosímil’ vida de José Asunción Silva

Foto: Captura de pantalla

José Asunción Silva nació el 27 de noviembre de 1865 en Bogotá y falleció el 23 de mayo de 1896 cuando tan solo tenía 31 años. Fue comerciante, embajador y poeta reconocido de Colombia. Nació en una familia culta y acomodada de la capital de la República.

Su padre era el escritor y comerciante Ricaro Silva Frade, descendiente de aristocráticos granadinos; y su madre Vicenta Gómez Diago, hija del diputado Vicente Antonio Gómez Restrepo. Su padre falleció el primero de junio de 1887. Esa perdida significó un cambio abrupto en la vida de la familia Silva.

Silva tuvo cinco hermanos, tres de ellos fallecieron. Cuando tenía 10 años su hermano Andrés Guillermo murió por sarampión. Al siguiente año, su otro hermano de 52 días de nacido y por último su hermana cuando él tenía 13 años.

Su hermana Elvira fue su gran amiga y confidente durante toda su vida. En su niñez estudió en el Liceo de la Infancia, el Colegio de San José y el Alemán. Desde niño se inclinó por la lectura. Su primera formación literaria fue autodidacta.

A los 19 años se hizo socio de las empresas de su padre y viajó a París, Francia. Esta travesía al viejo continente fue determinante en su formación como escritor. Asunción llevaba una vida de lujos que le permitió viajar a Londres y Suiza. En 1885 regresó a Bogotá. Llegó con la idea de cambiar los moldes de la poesía, pero sus colegas lo vieron como un acto de prepotencia.

Cuando asumió las finanzas de su familia a los 21 años, luego de la muerte de su padre, se dio cuenta que la economía estaba basada en créditos respaldados por la confianza que los acreedores tenían en su padre.

El 11 de enero de 1891, a los 19 años de edad, fallece su hermana Elvira. “Mi vida queda apenas alumbrada por otras luces y no volverá a tener nunca la claridad triunfal de mediodía con que ella la iluminaba”, comentó a Eduardo Villa en una de sus cartas.

Se dedicó a escribir. Compuso los poemas de Gotas Amargas, El Libro de Versos y Cuentos Negros. Además publicó versos en prosa y notas literarias en revistas y periódicos Bogotanos. Sin embargo, su ruina se hace definitiva en 1892.

Publicó anuncios en la prensa bogotana en los cuales solicitó a sus deudores que le cancelaran las obligaciones pendientes, amenazándolos con publicar la lista de ellos, advertencia que no cumplió. Luego, aceptó la cesión de sus bienes comerciales, se retiró del comercio y quedó sin nada.

En 1894 aceptó el cargo de secretario de Legación de Colombia en Caracas, Venezuela. Allí conoció a redactores de las revistas El Cojo Ilustrado y Cosmópolis, pero tuvo enfrentamientos con el ministro de la Legación, José del Carmen Villa.

El 28 de enero de 1895, el barco que lo traería a Colombia naufragó frente a Barranquilla y El libro de versos y los Cuentos negros que pensaba publicar se hundieron. No continuó su viaje a Bogotá y regresó a Caracas. Quiso continuar con su periodo diplomático pero no fue posible por los enfrentamientos con el ministro, a los dos meses ya estaba de nuevo en Colombia.

Por último, instaló una fábrica de baldosines pero en esta empresa también fracasó. Sus últimos años de vida los dedicó a la reescritura de su obra. «Vivo una vida inverosímil. No veo a nadie: trabajo el día entero y la mitad de la noche…» escribió en una carta a Eduardo Gutiérrez.

En la noche del 23 de mayo de 1896, después de una velada íntima organizada por su madre, José Asunción Silva se retiró a su habitación, le había pedido a su doctor que marcara el sitio exacto del corazón y a la mañana siguiente fue hallado muerto sobre su cama. El poeta se suicidó de un tiro en el corazón. Fue enterrado en Bogotá, en el cementerio destinado a los suicidas.

José Asunción Silva en el billete de 5.000 

El poeta ha aparecido en la segunda y tercera edición del billete de 5.000 pesos. En la segunda edición aparece el escritor en el anverso del papel y en el reverso se ve un paisaje con la hermana de José A. Silva. Dos plumas de ganzo que representan su herramienta de escritura y un pedestal en el que está un fragmento del poema Nocturno III, inspirado en ella.

Billete-cinco2

Billete-cinco1

En la tercera edición se mantiene el rostro del poeta y una de cuerpo entero de espalda en la que sostiene un paraguas. En el reverso se pueden ver los paramos colombianos y el poema «Melancolía» de el escritor.

Foto: Wikimedia

Foto: Wikimedia

Una noche
una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de älas,
Una noche
en que ardían en la sombra nupcial y húmeda, las luciérnagas fantásticas,
a mi lado, lentamente, contra mí ceñida, toda,
muda y pálida
como si un presentimiento de amarguras infinitas,
hasta el fondo más secreto de tus fibras te agitara,
por la senda que atraviesa la llanura florecida
caminabas,
y la luna llena
por los cielos azulosos, infinitos y profundos esparcía su luz blanca,
y tu sombra
fina y lángida
y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada
sobre las arenas tristes
de la senda se juntaban.
Y eran una
y eran una
¡y eran una sola sombra larga!

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO