Lope de Aguirre, el loco de la conquista española

27 de octubre del 2018

Uno de los hombres que más sangre derramó por la época de la conquista y tuvo fama de desquiciado y loco, fue Lope de Aguirre, más conocido hasta por sus mismos hombres como Lope el Loco o Lope el Tirano. Un español nacido en Oñate, tierras que hoy son españolas pero que en el siglo […]

Lope de Aguirre, el loco de la conquista española

Foto: Wikimedia

Uno de los hombres que más sangre derramó por la época de la conquista y tuvo fama de desquiciado y loco, fue Lope de Aguirre, más conocido hasta por sus mismos hombres como Lope el Loco o Lope el Tirano. Un español nacido en Oñate, tierras que hoy son españolas pero que en el siglo XVI, pertenecía al Reino de Castilla.

Lope, creció en medio del descubrimiento y conquista de las Américas, cuando tenía 21 años las historias que traían los exploradores españoles le animaron para unirse a un expedición de 250 hombres, bajo el mando de Rodrigo Buran, con quien llegaría a Perú entre el año 1536 o 1537.

Como era de esperarse, eran cientos los hombres aventureros los que se embarcaban por las fantasías de oro y riquezas que el nuevo mundo les podía dar. Según cuentan expertos el propio Cristóbal Colón, el primero de esta horda de exploradores, menciona en su diario 139 veces la palabra oro, y el plan de volver a España se convertía en una idea poco viable.

Tras el acoso de los conquistadores a los nativos de estas tierras, empezaron a salir relatos sobre ciudades escondidas en lo más profundo de la selva que se bañaban en metales y piedras preciosas, mitos que los indígenas contaban para librarse de este acoso. Pero la historia que recorrió los oídos y cautivo a más de uno de estos aventureros locos por el oro, fue la leyenda de El Dorado.

La lucha de Aguirre contra la Corona

Aguirre se había declarado en contra de la Corona mucho antes de embarcarse a la expedición de El Dorado, de hecho cuentan algunos historiadores que la decisión de enviarlo a esta ruta era alejarlo de las calles y que no provocara más rebeliones como lo ya lo había hecho.

Hacia 1536 cuando Aguirre llegó a Perú no tardó mucho para tomar partido con las fuerzas reales en la rebelión que enfrentaba a los conquistadores con la Corona para impedir que se suprimieran las encomiendas y se prohibiera explotar a los indios. Una lucha que duró más de diez años y cuando terminó en 1551, derrotado Lope de Aguirre llegó a Potosí (Bolivia) donde fue castigado por el juez Francisco de Esquivel quien lo acusó de haber infringido las leyes de protección de los indios y le sentenció a ser azotado públicamente.

Aguirre, humillado y azotado, se llenó de ira y venganza y no descansó hasta hallar al juez Esquivel y recorrió unos 6.000 kilómetros hasta que al fin consumó su venganza bíblica en la mansión del magistrado en Cuzco (Perú), matándolo mientras dormía. Los crímenes siguieron y Lope de Aguirre estaba detrás de cada uno de estos hechos como la muerte del gobernador Pedro de Hinojosa en Potosí.

Incluso el tiempo de esta generación de conquistadores estaba llegando a su fin en el nuevo y hostil continente, a mediados del siglo XVI. El virreinato de Perú había sufrido demasiadas guerras civiles seguidas en fechas recientes y precisaba de un plan para deshacerse de todos aquellos soldados pendencieros, aquellos guerreros de frontera que esperaban e incluso incitaban nuevos levantamientos para ganar más dinero.

Lope de Aguirre y la sangrienta expedición a El Dorado

La historia de este español violento y sanguinario, tomó tanta relevancia que se le conoce como el máximo exponente de la degeneración que la fiebre del oro provocó durante la conquista de América. Una de las tantas expediciones por ir en busca de El Dorado, la inició el Virrey de Perú y la comandó Pedro de Ursúa en 1560.

Días después de iniciar su larga travesía encuentran el poblado de Machifaro, un zona al sur de Colombia por el río Amazonas, donde son recibidos con cordialidad. Pero la expedición viene sufriendo tropiezos que alimentaron la locura de muchos. Un grupo de hombres quiere desertar de esta misión y abandonar a Ursúa, encabezados por Fernando de Guzmán.

Pero no notaron de un hombre con planes oscuros que ha empezado a mandar desde la sombra, Lope de Aguirre opta por asesinar a Guzmán y tomar el mando. Esta traición siembra el desasosiego en el grupo y Aguirre, excitado por una creciente locura se declara «Ira de Dios y Príncipe de los reinos de Tierra Firme», se aleja de la Corona y envía una fuerte carta a Felipe II a quien lo tacha de cruel.

Los planes de Aguirre eran más grandes que ir en busca de El Dorado, su verdadero entrañado era la conquista del Reino de Perú y quitárselo a toda costa de las manos a la Corona española.

Lope de Aguirre logrará tomar Isla Margarita y saquear unas pocas ciudades hasta que al llegar a Barquisimeto, Venezuela, y es sorprendido en emboscada por las tropas realistas y muerto a balazos el 27 de octubre de 1561. Antes, en plena demencia, asesinó a puñaladas a su hija Elvira, “para que nadie goce de su beldad ni pueda llamarla hija de traidor”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO