Lord Byron, el poeta maldito del siglo XIX

19 de abril del 2019

Su vida de excesos acabó con su fama.

Lord Byron

La vida de Lord Byron estuvo y permanece rodeada de rumores causados por una escandalosa y ligera actitud, nada bien vista en los primeros años del siglo XIX. Además de ser uno de los mejores exponentes del romanticismo inglés, este escritor fue político, viajero y militar.

Nació en el seno de una familia aristocrática el 22 de enero de 1788, su padre murió cuando tenía tres años de edad y el resto de su infancia fue criado por su madre. Con ella, George Gordon Byron como era su nombre real, había sostenido una relación de odio.

El pequeño Byron nació con una malformación en los dedos de uno de sus pies que lo hizo caminar cojo de por vida, una malformación que le creó enemistades en la infancia y de la cual culpaba a su madre. Sin embargo, al llegar a la adultez, su atractivo físico le permitió solventar la discapacidad.

No obtuvo el título de Lord hasta que murió su tío abuelo, quien le heredó tal reconocimiento social y su casa en la abadía de Newsted. Esa herencia le permitió solventarse económicamente, pero el derroche acabó por dejarlo en una escasez económica igual a la que había causado su padre al morir.

El título de Lord Byron y el dinero le permitieron recibir una educación formal que aunque no atendió con mucho interés por su personalidad excéntrica, sí fue el impulso para sus poesías posteriores. Una producción literaria que inició a mediados de los 20 años de edad y que le produjo críticas por su estilo irreverente, crítica social y antipatriotismo evidente.

Durante sus años de estudios, los biógrafos apuntan que fue un estudiante destacado, no solo en las artes sino en los deportes, tales como el esgrima. Pero desde allí empezaron los rumores, se dijo que el joven Lord Byron sostenía relaciones bisexuales con sus compañeros en el Trinity College of Cambridge.

Según National Geographic, fue por esa razón que el poeta, a cerca de sus 20 años, decidió salir a probar suerte en otros países europeos, huyendo de las críticas. Conoció Portugal, España, Malta, Cerdeña, Turquía, Albania, Grecia, Constantinopla, en menos de tres años.

Al volver a Londres, los rumores sobre su vida sexual aumentaron, se dijo que había sostenido una relación con una prostituta para mantenerse en la ciudad, pero nunca se comprobó. Como tampoco se logró nunca verificar un segundo rumor de incesto.

Tras la muerte de su madre, Lord Byron se refugió en la casa de su hermana, Augusta Leigh, desde allí empezaron a circular versiones que estaba en una relación con ella, cosa que desmintió el poeta. Luego su hermana tuvo un hijo sin padre conocido que aumentó los rumores la relación entre los hermanos.

Sin embargo, según la edición póstuma de sus diarios, permite evidenciar, según el editor Lorenzo Luengo, no eran ciertos todos los rumores. En ello lo describen como una persona sumamente amorosa, carismática e incapaz de negarse al amor de una mujer. Aunque en ellos describe varios de sus amores, no aparecen Mary Shelley o Polidori, que parecen más producto de la mentira.

Incluso el editor Jordi Doce también lo describe, según consigna el portal El Cultural, como “el primer artista pop”. “Existe un linaje que va desde él hasta David Bowie, solo que los medios de expresión son distintos”, asegura.

Pero no solo en los rumores del Londres del siglo XIX tuvo fama Lord Byron, también se dice que influyó en escritoras como Mary Shelley, autora de Frankenstein, o que incluso llegó a ser conocido por el poeta Goethe.

Entre sus obras se destacan Las peregrinaciones de Childe Harold, El sitio de Corintio, Manfredo, Caín, Cielo y tierra y Don Juan. Esta última fue rechazada porque se consideró obscena. Incluso varios ejemplares fueron prohibidos.

Su vida acabó con apenas 36 años de edad por una aventura de inmensas proporciones que concibió enloquecido por la fama y el dinero: liberar Grecia. Mientras ejercía en la Cámara de los Lores, conoció de la revolución en Gracia y se propuso apoyarla.

Lord Byron viajó hasta allí y se encontró con el príncipe Mavrokordatos, uno de los líderes, al que le ofreció ayuda económica. Este aceptó y le pidió barcos y hombres para tomar el control de algunas ciudades y puertos, sin embargo, una enemistad entre los líderes de la liberación hizo que el ejército se dividiera dejando al poeta en la perdición. El ejército terminó fulminado por la tropa griega en otro combate.

Tras esto Lord Byron cayó enfermo, en una inexplicable enfermedad, que lo tendió a la cama, le causó fiebres y vómitos inexplicables hasta que finalmente cayó muerto el 19 de abril de 1824, hace 195 años.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO