Nicanor Parra falleció a los 103 años

23 de enero del 2018

El antipoeta, ganador del premio Cervantes.

Nicanor Parra

Nicanor Parra, el escritor, matemático y poeta chileno, murió hoy 23 de enero a los 103 años. Se trata de uno de los hombres más influyentes en la literatura latinoamericana y creador de la ‘antipoesía’. Por su importancia en la cultura del país austral, el Gobierno chileno declaró dos días de duelo nacional.

La familia Parra, también llamada ‘El clan Parra’, es una familia de tradición artística en Chile y varios de ellos se dedicaron a la música. La más conocida es Violeta Parra, la cantautora de ‘Gracias a la Vida’. Pero para hablar de Nicanor, su propia fama suficiente: tres veces nominado al premio Nobel de literatura y ganador del premio Cervantes en 2011, lo hacen uno de los hombres más influyentes de las letras del siglo XX.

Algunos de sus asiduos lectores se preguntan por qué Nicanor nunca ganó el premio más importante de la literatura. Se le atribuye a que la traducción de su poesía no transmitía el mismo sentimiento que en el original, pero por otro lado, sus biógrafas Sabine Drysdale y Marcela Escobar, aseguran que se debió a una relación amorosa en Suecia.

Según las autoras de su biografía, cuando Nicanor viajó al país escandinavo, construyó las mejores relaciones, pero no con la Academia. El poeta tuvo una relación con la traductora Sun Alexsson, que no resultó muy bien y eso despertó molestias entre los académicos encargados de entregar el galardón.

Nicanor Parra en la poesía

Pero a Parra no lo atormentaba ganarse el Nobel, dijo su nieto en una entrevista. De hecho, después de la publicación de su primer poemario ‘Cancionero sin nombre’ (1937), la aclamada Gabriela Mistral profetizó “Estamos ante un poeta cuya fama se extenderá internacionalmente”, reconstruyó Sonja Karsen en una biografía sobre Parra.

Para 1938 el escritor ya hacía parte del grupo los Angurrientos, una reunión de poetas chilenos como Gonzálo Rojas, Fernando Alegría y Nicomedes Guzmán, entre otros, que conformaban la generación del 38, uno de los momentos álgidos en la historia literaria de Chile.

Él, junto a los otros Angurrientos, quería crear una identidad propia del país austral, “crear un realismo con amoblado chileno”, dijeron. A eso respondió el estilo con que Nicanor escribiría sus poemas, usaba un lenguaje popular, una métrica dispareja y combinaba la rima con algunos chistes, una forma de escritura que se llamaría ‘antipoesía’. Un género para burlarse de la tradición literaria.

Así como burló las reglas de la literatura, burló también las de la enfermedad y llegó hasta sus 103 años. Aunque a los 96 años al recibir el premio Cervantes, no pudo asistir porque no aguantaba el viaje hasta España. Sus familiares dijeron hoy a medios chilenos que “falleció a causa de los años”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO