Osama Bin Laden: el cerebro detrás del 9/11

Osama Bin Laden: el cerebro detrás del 9/11

3 de Mayo del 2017

Osama Bin Laden se consideraba a sí mismo como un guerrero santo. Desafiaba a los todopoderosos estadounidenses y no les tenía miedo. Era el hombre más buscado del mundo. Escapó de ataques con misiles y de persecuciones intensivas en las montañas de Afganistán.

Para muchos era la imagen del demonio. Otros los consideraban un héroe. Fue un hombre que se enfrentó a la superpotencia mundial, perpetró ataques contra los que el denominaba infieles, y quiso destruir en cualquier parte del mundo a los que consideraba enemigos del Islam.

Nació en 1957 en Djedda, Arabia Saudí.  Era hijo de un humilde estibador que se convirtiría en en el mayor contratista de obras de Arabia Saudí: el jeque Muham bin Laden. Él hizo una fortuna gracias a la relación que tenía con la familia real saudí.

La madre de Osama, de origen sirio, según se dice, no era la esposa favorita de Muham, que tuvo 54 hijos y 11 esposas. Sin embargo Osama Bin Laden, nació con todas las comodidades, y fue educado por profesores privados y se codeó con los más altos representantes de la nobleza saudí.

Multimillonario desde niño

En 1968, la cabeza de la familia Bin Laden murió cuando su helicóptero se estrelló en el desierto Saudita debido a una tormenta de arena. Su familia heredó un imperio. Osama, con 13 años recibió 80 millones de dólares.

En 1979 se graduó como ingeniero y se encargó de la dirección de los negocios familiares. Como cualquier joven adinerado, Osama frecuentó Beirut, la capital del Líbano. En los años 70 era un lugar para disfrutar de los placeres prohibidos en la conservadora sociedad Saudita.

En 1975 Osama estaba muy influenciado por los estudiantes islámicos de su universidad. Además, alternó sus estudios con un proyecto que le concedieron y despertaron en el un nuevo fervor espiritual: la restauración de dos importantes mezquitas de Arabia Saudita.

El 26 de diciembre de 1979, la Unión Soviética invadió Afganistán. Hubo entonces el llamada para la Yihad (Guerra Santa). Todos los musulmanes debían ir en ayuda de los afganos que habían sido invadidos. Los Estados Unidos participaron en el conflicto;  trabajaron junto con  Bin Laden  en el mismo bando contra los soviéticos.

En 1979, Bin Laden con 21 años se unió con otros jóvenes musulmanes que compartían su pasión por defender la fe. Con su herencia familiar, estimada en unos 250 millones de dólares, dio ayuda humanitaria. Así, Bin Laden se convirtió en un héroe para los afganos.

Empezó a reclutar musulmanes en todo el mundo para sacar a los soviéticos de Afganistán. Fue entrenado por la CIA y aprendió cómo mover dinero a través de sociedades fantasmas y paraísos fiscales; a preparar explosivos; a utilizar códigos cifrados para comunicarse y a ocultarse.

En 1988 fundó Al Qaeda,  ‘la base’, en árabe. En 1990 se produjo la ruptura con Estados Unidos cuando las tropas norteamericanas se desplegaron en tierras santas musulmanes: La Meca y Medina. Bin Laden hizo llamamientos para derrocar la monarquía saudí y esto le acarreó su primer destierro, en 1991.

Se trasladó a Sudán, allí permaneció cinco años. Debido a la presión de Estados Unidos, fue expulsado por el Gobierno sudanés. En ese tiempo vivió confortablemente en una gran casa de un barrio tranquilo. Tenía 4 esposas y 13 hijas.

En febrero de 1993 hubo un ataque que dirigió la atención de los EE.UU. hacia Bin Laden. En el World Trade Center de Nueva York estalló una bomba. La explosión mató a seis personas e hirió a más de mil. EE.UU empezó a ver a Osama como el patrocinador de actos terroristas.

Volvió a Afganistán. En ese mismo año Clinton autorizó a la CIA emplear todos los medios para eliminar al multimillonario saudí y destruir su estructura política y militar. Pero ninguno de los mercenarios contratados por los norteamericanos (se habla de más de un millón), logró cumplir la misión.

Después del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, en el que murieron miles de personas, se convirtió en el terrorista más buscado del mundo. Hasta diez años después se tuvo certeza de su paradero. El primero de mayo de 2011, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que Osama Bin Laden había muerto en una operación llevada a cabo por militares estadounidenses en una residencia en las afueras de la ciudad de  Abbottabad, en Pakistán.

Foto: Captura de pantalla

Foto: Captura de pantalla