Neruda, más que 20 poemas de amor

Foto: Wikipedia

Neruda, más que 20 poemas de amor

12 de julio del 2017

Pablo Neruda fue el poeta del amor y de las cosas sencillas. El joven estudiante de provincia, pobre y tímido logró recibir el premio nobel de literatura como reconocimiento por ser uno de los poetas más grandes del siglo XX.

Con apenas veinte años, publicó en Santiago de Chile un libro que en poco tiempo se convirtió en el mejor best seller mundial de la poesía contemporánea. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas, incluso el dialecto hindú.

Neruda fue senador, diplomático, candidato a presidente de la República, poeta, constructor de casas, coleccionista, entre otros.

Si Pablo no hubiese existido, a la sección de poesía le harían falta 51 libros, 35 lenguas no hubiesen conocido jamás lo que significa un caldillo de congrio y millones de enamorados se hubiesen quedado sin poemas de amor.

Incluso, 20 calles en Santiago, una en Buenos Aires, tres en México y 57 en Francia tendrían otros nombres. Pablo Neruda nació como Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto el 12 de julio de 1904 en Parral.

Su madre Rosa Neftalí murió un mes después de dar a luz por tuberculosis.

Cuando nací mi madre se moría como una santidad de anima en pena. Ella murió y yo nací. Por eso llevo un invisible río entre las venas”

Pablo Neruda

Dos años más tarde, su padre José Del Cármen Reyes se casó  de nuevo. Pablo  llamaba a su madrastra  ‘mamadre’. Antes de cumplir once años cursando el quinto año de primaria le dedicó estas líneas.

“De un paisaje de áureas regiones yo escogí para darle querida mamá esta humilde postal.”

En febrero de 1921 llegó a Maruri, Santiago, e inició sus estudios en pedagogía en idioma Francés. Dejó de estudiar para ser poeta. Su padre no le volvió a ayudar económicamente, había días que no tenía que comer. Para publicar su primer libro ‘Crepusculario’, empeñó un reloj que le había dado su padre.

De ahí en adelante su producción no se detuvo, en 1924 con tan solo 20 años publicó ’20 poemas de amor y una canción desesperada’. Esta fue su obra más reconocida, un fenómeno editorial que se expandió por el mundo y continúa hasta el día de hoy.

En 1927, partió como cónsul a Rangún, Birmania. Allí enfrentó la soledad. De este viaje surgieron nuevos libros. Esta vez, ‘Residencia en la Tierra’. Después de cuatro años volvió a Chile en 1931 y en 1936 es nuevamente enviado como cónsul a Madrid.

En Madrid conoce a la que será su gran amor, Delia del Carril ‘La hormiguita’, una argentina casi 20 años mayor que el, grabadora y pintora. El romance perduró por 20 años. En Madrid, el mismísimo García Lorca presentó su libro ‘Residencia en la Tierra’ convirtiéndose en el primer chileno que publica fuera de su país.

El 19 de julio de 1936 estalló la Guerra Civil Española, Neruda tomó su pluma y escribió ‘España en el corazón’, un libro que denuncia el horror de la guerra. Además, escribió el poema, Explico algunas cosas. En medio del desastre, Neruda renunció a su puesto y lo enviaron de vuelta a Chile.

Cuando llegó a su país, el presidente Pedro Aguirre Cerda lo nombró cónsul para la inmigración española en Francia. Su misión fue traer la mayor cantidad de refugiados posibles a Chile. Quiso traer más de 2.000 españoles, pero lo único que obtuvo fue un barco que solo tenía capacidad para 20 personas.

En marzo de 1945 el poeta fue elegido senador, y se unió a las filas del partido comunista. Tras un viaje a Estados Unidos el presidente Gonzales Videla, elegido en 1946 con el apoyo de Pablo Neruda y el partido comunista decidió perseguir a sus antiguos aliados.

En medio de la persecución el 16 de enero de 1948 pronunció su famoso discurso ‘Yo acuso’. Un mes después perdió su fuero senatorial y se sumó una orden de detención inmediata. Neruda desapareció de circulación y pasó a ser clandestino.

Durante un año, mil hombres lo persiguieron y el se escondió junto a esposa. Pero, en ese momento el poeta pasaba por uno de sus mejores momentos creativos. Escribió ‘El canto general’. De un modo u otro se las arregló para celebrar su cumpleaños en la clandestinidad y el escritor Poli Délano estuvo en esos momentos.

El partido comunista decidió sacar a Neruda del país, pero todos los pasos fronterizos estaban vigilados. Finalmente llegó a Argentina por la cordillera de los Andes, por un lugar que solo pasan los contrabandistas, el viaje dura tres días y solo se puede pasar a caballo.

Durante el viaje estuvo a punto de ahogarse mientras pasaba el río Curringue. En un congreso por la paz, su amigo Pablo Picasso exigió que fuera liberado. En aquellos días de persecución al comunismo, los versos y elogios que Neruda le hizo a Stalin no le ayudaron mucho.

A mediado de abril, llegó de incógnito a París y con ayuda de sus amigos logró regularizar su situación. Reapareció en la sesión de clausura del Primer Congreso del Movimiento Mundial de Partidos de la Paz y fue nombrado miembro del Consejo Mundial de la Paz.

Durante el exilio vivió en Capri y Nápoles con la que sería su futura esposa Matilde Urrutia. Allí recibió la noticia de que podía volver a su país.  Regresó el 12 de agosto de 1952 y fue recibido con varios actos públicos.

En 1955 se separó de su esposa Delia y comenzó a vivir con Matilde. En 1965 se le otorgó el título de Honoris Causa en la Universidad de Oxford, en Reino Unido. Fue hasta 1966 que se pudo casar con Matilde después de que se murió su primer esposa.

En 1969, el partido comunista lo eligió como precandidato a la presidencia de la república, sin embargo Neruda renunció.

El 21 de octubre de 1971 Chile estuvo de fiesta, Pablo Neruda recibió el segundo premio Nobel de literatura. Volvió al país en 1972, en el estadio nacional se reunieron miles de chilenos. En ese momento Neruda ya estaba enfermo, tenía cáncer en la próstata, le quedaban meses de vida.

Matilde tomó la decisión de trasladarlo a la clínica Santa María de Santiago. El 23 de septiembre de 1973 a los 69 años murió Pablo Neruda. El funeral del poeta fue realizado en el Cementerio General. Los miembros del Partido Comunista, asistieron a pesar de estar perseguidos por el régimen.

El 11 de diciembre de 1992, los restos de Neruda y Matilde Urrutia fueron exhumados y llevados para un velatorio ceremonial en el Salón de Honor del ex Congreso Nacional.