Un año sin Prince

Un año sin Prince

21 de Abril del 2017

Ha sido un año en el que el la industria musical se ha visto incompleta, en algunos de sus géneros, por la partida de Prince Rogers Nelson, mejor conocido como Prince.

Un día como hoy, en el suelo y sin signos vitales, fue hallado en su residencia en Minesota a los 57 años de edad. Una sobredosis accidental de fentanilo habría hecho que su corazón dejara de seguir latiendo al ritmo de la música.

Su hogar en Paisley Park se ha convertido en un museo, y para muchos es el punto de encuentro para realizar varios actos en su honor. Así como lo fueron en algún momento las calles de París donde bailaban y festejaban en su honor al ritmo de Little Red Coverette’, luego de conocerse su partida.

Posterior a su muerte, se conoció que Prince tenía en su poder varios fármacos que en ningún momento fueron recetados a su nombre. Obteniendolos de conocidos y amigos cercanos. La controversia llegó cuando el médico que firmó las recetas, aseguró que lo hizo para “salvaguardar la privacidad del cantante”.

Representado por sus seguidores como un revolucionario e innovador artista que le dio un vuelvo a la música negra, logro un gran impacto al momento de combinar el funk con la característica psicodélica del pop.

Always cry for love, never cry for pain.

Su padre, un experto en el arte del tocar el piano. Su madre, una encantadora mujer que dedicó parte de su vida a cantar Jazz dieron vida a este ídolo de la música el 7 de junio de 1958. Heredó la pasión por la música y dedicó su vida a la música y otros 20 instrumentos más.

Con tan solo 17 años de edad, fue descubierto por una multinacional, con la que consiguió un multimillonario contrato, para que un años después estrenara su primer disco.

Desde ese momento, controló toda la producción. Tenía su propio estudio de grabación, él mismo diseñaba su vestuario, preparaba sus coreografías y elegía sus músicos. Su éxito lo llevó a convertirse en el rival de Michael Jackson.

En 1984 rodó su primera película, Purple Rain, con la que ganó un Grammy por la banda sonora. En ese mismo año lanzó su célebre álbum con el mismo nombre. En vida vendió más de 100 millones de discos. Ganó siete premios Grammy, un American Music Award, un Globo de Oro y un Oscar por su película.

En septiembre de 1992 consiguió un contrato de 108 millones de dólares con Warner, superando a Michael Jackson y Madonna. En el 2000 lanzó un disco otra vez con su nombre Prince.

Se casó con su corista y bailarina, Mayte García el 14 de febrero de 1996. Tuvieron un hijo, Boy Gregory; el niño nació con síndrome de Pfeiffer y murió una semana después. Se divorció en 1999, y en 2001 se casó con Manuela Testolini, ella le pidió el divorcio en 2006.

Prince como Testigo de Jehová

En 2001 se convirtió en miembro de los testigos de Jehová y en ocasiones tocaba las puertas para hablar de su fe. Murió el 21 de abril a los 57 años. El 15 de abril fue ingresado por urgencias al hospital tras un concierto, en el vuelo de regreso perdió el conocimiento y el avión aterrizó por emergencia.

Después de ese incidente sus representantes indicaron que había estado luchando con una gripe durante varias semanas. El 21 de abril a las 9:43 p.m. la policía recibió una llamada de emergencia. El hombre en el teléfono alegó haber encontrado a un hombre inconsciente y finalmente lo identificó como Prince.