Isaac Bashevis fue un icono de la literatura judía

14 de julio del 2018

Existen personas que poseen talentos que son innatos. Ese fue el caso de Isaac Bashevis Singer, un escritor polaco, quien vivió muchas dificultades de pequeño pero la escritura fue su mayor aliado. Nació el 14 de julio de 1904 rodeado por un escenario en el que la violencia era protagonista. Recibió una educación de tradición […]

Isaac

Existen personas que poseen talentos que son innatos. Ese fue el caso de Isaac Bashevis Singer, un escritor polaco, quien vivió muchas dificultades de pequeño pero la escritura fue su mayor aliado.

Nació el 14 de julio de 1904 rodeado por un escenario en el que la violencia era protagonista. Recibió una educación de tradición judía y el hecho de que su madre fuera novelista lo influyó para escribir en cuanto aprendió a hacerlo.

Cuando la Primer Guerra Mundial estalló él y su familia se vieron obligados a huir al pueblo natal de su madre, Bilgoray, Polonia.

Una vez establecido allí empezó a estudiar el Talmud, aunque como todo joven se cuestionó sus ideologías. Este ejemplar recogía todas las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, narraciones, dichos, parábolas e historias.

Los intereses de Isaac estaban alejados de la ortodoxia judía. Comenzó a leer sobre Platón, Aristóteles y Kant. Pero solo las lecturas de Baruch Spinoza lo encantaron por una concepción diferente del mundo y una literatura más libre.

Su hermano mayor, quien se había convertido en periodista, le ofreció trasladarse a Varsovia para trabajar como corrector de pruebas en la revista literaria ‘Literarische Bletter’. Isaac podía escribir en hebreo o en yiddish, optó por este último ya que veía mejor representado a los pobres con esta lengua.

Durante estos años estuvo concentrado en la literatura y la familia. Su esposa era comunista y fue arrestada y trasladada a la Unión Soviética. Posteriormente salió expulsada por sus ideologías y luego se radicó en Israel.

Su primera obra no tardó en llegar. Para 1935 publicó la obra ‘Satán en Goray’. Las amenazas por la invasión de Alemania a Polonia lo obligó a emigrar a Estados Unidos. Durante los siguientes años Isaac no dejó de plasmar sus ideologías en los libros.

En 1940 el amor llegó nuevamente a su vida. Se casó con Alma Wasserman y esa fue su inspiración para retomar obras de mayor trascendencia. En 1978 recibió el Nobel de Literatura por “su arte narrativo apasionado que, con raíces en una tradición cultural judía polaca, traen a la vida las condiciones humanas universales”.

Finalmente Isaac Bashevis fallece en el 24 de julio de 1991 en Estados Unidos. Sus obras hoy perduran y enaltecen la cultura judía.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO