El todero de The Beatles, Mal Evans

5 de enero del 2019

Guardó los mayores secretos de la agrupación.

Mal Evans

codigoradio.cultura.cdmx.gob.mx

Mal Evans fue todo lo que no se veía en escena pero que los cuatro Beatles necesitaban. De hecho se le atribuye, junto al productor y el mánager, ser el quinto de la agrupación. Como nacido para servir a las estrellas del rock, murió cuando la banda empezaba a desangrarse.

Era de origen humilde y asistía sin reparo, escapado del trabajo en la oficina de correos, a cuanto concierto de The Beatles podía. Fue gracias a su estatura de más de dos metros que Geroge Harrison se fijó en él durante un concierto en Cavern Club. Como la banda ya empezaba a tener reconocimiento y fans insoportables el guitarrista pensó que sería buena idea contratar al chico alto de los conciertos para custodiar la puerta de los bares.

Él aceptó gustoso el trabajo sin pensar siquiera que eso le permitiría vivir al lado de los cuatro músicos más famosos de los sesenta. Parado en la puerta del Cavern Club, un día el conductor de la banda se enfermó y George, que ya era amigo de Evans, le dijo que los llevara a Londres, su destreza y amabilidad terminó por convencerlos de que podían ascender a Neil, antiguo conductor, como colaborador personal y dejar a Mal Evans como el conductor.

Después pasó de ser conductor a organizador de escenografías, acompañante, carga cosas y en fotografías de los camerinos se le ve arreglando el cuello de la camisa de alguno de los cuatro Beatles. Se convirtió con el tiempo en un compañero fiel de todas las andanzas de la banda, y aunque su servilismo podía parecer un exceso, él dejó escrito en sus memorias que disfrutaba hacerlo.

Mientras Lennon lo mandaba por cigarrillos o a traerle un café, Paul se lo llevaba a paseos exóticos. Eso produjo algunos enfrentamientos entre los dos integrantes, Evans trabajaba para todos por igual. Le decían Mal, aunque su nombre fuera Malcom, en una especie de sátira a ese carácter tranquilo y servicial.

El final del ‘cadete’ de los Beatles fue trágico. Cuando los conflictos internos eran tan profundos entre los cuatro músicos, las giras escasearon y Evans ya no tenía mucho que aportar, así que tuvo que quedarse en casa y alejarse. Uno de esos días se emborrachó, drogó y se metió a su apartamento decidido a suicidarse con un tiro de escopeta, final que fue impedido por la policía que irrumpió en la escena y le pidió bajar el arma. Él, en medio de su tensión, apuntó por erro contra uno de los agentes y este, argumentando defensa propia, le disparó en cuatro ocasiones.

En ese momento la Policía decomisó uno de los documentos más valiosos de la vida de Mal Evans, todas las noches redacataba lo que vivía con los Beatles en un minucioso diario que podría retratar desde dentro al grupo de Liverpool.

¡Haga clic aquí y conozca en tiempo real toda la información de Colombia y el mundo!

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO