Cien años del natalicio de Álvaro Gómez Hurtado

Cien años del natalicio de Álvaro Gómez Hurtado

8 de mayo del 2019

Álvaro Gómez Hurtado fue víctima de uno de los magnicidios más recordados y rechazados de la historia colombiana, tanto políticos de derecha como izquierda han lamentado el hecho, pero hoy, cuando se cumplen 100 años de su natalicio y en noviembre de este año 24 de su asesinato, el crimen sigue en la impunidad.

El abogado, periodista y político colombiano nació el 8 de mayo de 1919 en Bogotá. Su infancia y juventud la pasó gran parte en el exterior, gracias al trabajo de su papá, Laureano Gómez, quien se desempeñó como embajador. Álvaro estuvo los primeros años en Argentina y luego en Bruselas, París y Berlín, que le otorgaron una formación académica profunda.

Finalmente regresó al país para cursar estudios de Derecho en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, donde se graduó en 1941 a los 22 años de edad. Por su ascendencia, hijo de un presidente de la República, en un país de apellidos, el destino de Álvaro Gómez parecía escrito, sin embargo empezó como periodista.

Fue así como inició una carrera que desde sus años de bachillerato inició en el periódico El Siglo, fundado por su papá. Por su su conocimiento en idiomas se convirtió primero en traductor de cables y fue ascendiendo con los años hasta que llegó finalmente al cargo de Subdirector y luego reemplazó a su papá cuando este tuvo que exiliarse en la dirección. Se reconoce de su trabajo periodístico el cubrimiento de la Segunda Guerra Mundial y la Fundación de las Naciones Unidas.

Sin embargo, terminó en la política, aspiró tres veces a la presidencia y ocupó un destacado papel en el Congreso de la República. Una frase suya en el Capitolio Nacional se ha convertido durante décadas en tema de análisis, debate y libros de historia, porque fue el detonante de lo que algunos considera el inicio del conflicto de guerrillas.

Desde 1961, Álvaro Gómez Hurtado inició la denuncia de lo que denominó las “Repúblicas Independientes”, que comprendió a los municipios de Marquetalia, Riochiquito, El Pato, Guayabero, Sumapaz y la región del Ariari, donde grupos liberales y comunistas se habían alzado en armas por el control de la tierra. Esa denuncia fue caló en el presidente conservador Guillermo León Valencia, que determinó bombardear Marquetalia en 1964, lo que causó el surgimiento de los primeros movimientos guerrilleros en el país en un conflicto que se mantiene hasta la actualidad.

Nadie se atrevía a negar el perfil presidenciable que tenía Álvaro Gómez Hurtado luego de su paso por el Congreso y más luego de ser embajador en Suiza a los 28 años, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, embajador en Washington, primer designado a la Presidencia. Aún el secuestro por parte del M-19 para exigir diálogos con el gobierno Nacional en la administración de Virgilio Barco, significó su importancia pública.

Sin embargó no alcanzó los votos en las elecciones que aspiró y ese futuro previsible quedó frustrado cuando lo asesinaron. A las 10:20 de la mañana del jueves 2 de noviembre de 1995, Álvaro Gómez Hurtado, que entonces era profesor de Historia política y constitucional de Colombia, en la Universidad Sergio Arboleda, fue asesinado saliendo de la institución. En ese momento era uno de los más duros opositores al gobierno de la época, el de Ernesto Samper Pizano. En el magnicidio también fue asesinado el escolta José del Cristo Huertas.

El único condenado hasta el momento es Héctor Paúl Flórez Martínez, quien fue condenado a 40 años de prisión por haber participado en el asesinato. Sin embargo, según las pruebas recaudadas por la Fiscalía y la familia, el magnicidio fue un entramado entre miembros de la Fuerza Pública, políticos, narcotraficantes y paramilitares, que hasta el momento no ha sido revelado.

Hernando Gómez Bustamante, alias ‘Rasguño’, miembro del Cartel del Norte del Valle, aseguró que contaría toda la verdad ante las autoridades norteamericanas, pero esto no se ha dado. Así mismo, Miguel Rodríguez Orejuela, exlíder del Cartel de Cali, extraditado a los Estados Unidos, no declaró sobre el caso por aparentes presiones que causó la detención de sus hijos cuando se preparaba para la audiencia, durante la administración del fiscal Eduardo Montealegre.

Ahora, aunque la Fiscalía ya declaró como lesa humanidad el homicidio, el presidente Iván Duque urgió a la Corte Suprema de Justicia para que lo declaré así y la investigación no precluya hasta que se haga justicia, previendo el vencimiento del proceso para el 2022.

Este líder conservador ha sido considerado uno de los pensadores políticos más relevantes de Colombia en el siglo XX. Sus ideas y enseñanzas desde la política y la academia, quedaron en la historia, y que hoy siguen siendo aplicadas.

Durante el acto de conmemoración del primer siglo de nacimiento, se hizo el lanzamiento del libro ‘Obras selectas de Álvaro Gómez Hurtado’ y se expusieron 10 pinturas inéditos del recordado líder político colombiano. Además, la sala de juntas de la Presidencia de la República fue nombrada con el nombre de este importante personaje.

Álvaro Gómez fue ganador del Premio Nacional de Periodismo en 1977 y, luego de su muerte, se creó un galardón que lleva su nombre.

Escribió 14 obras, entre ellas: El paraíso perdido de los soviets (1938), Diccionario político (1973) y Temas cardinales (1981).

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO