Amos Oz encontró el amor de Judas

Flickr

Amos Oz encontró el amor de Judas

28 de diciembre del 2018

El candidato eterno al premio Nobel de Literatura, el autor israelí más internacional de todos los tiempos y el escritor que nunca mezclaba sus dos bolígrafos son algunas de las descripciones de Amos Oz, quien falleció este viernes 28 de diciembre a causa de un cáncer.

Oz es autor de numerosas obras de narrativa, figuró entre los pretendientes más opcionados para recibir el Premio Nobel de Literatura. Sus libros fueron traducidos a más de 30 idiomas, incluido el español.

Su larga trayectoria literaria culminó en 2002 con la publicación de “Una historia de amor y oscuridad”, un punzante relato autobiográfico que fue traducido a muchas lenguas y se convirtió en un best seller en numerosos países. En 2015 el libro se llevó al cine.

Oz estuvo implicado en varias iniciativas de paz con los palestinos y siempre se mostró favorable a la solución de los dos Estados y a la vía del diálogo. Su sueño inconcluso fue ver una embajada de todos los estados en Jerusalén, o una compartida entre todos los pueblos de Tierra Santa.

Creía que la situación política en Oriente Próximo y en el mundo conducía a un acuerdo con los palestinos, aunque algunos le recriminaron que no supo calibrar la deriva nacionalista y religiosa que Israel emprendió en los últimos años.

Amos Oz nació en Jerusalén 1939. Estudió literatura y filosofía en la Universidad Hebrea de su ciudad natal y empezó a publicar a la edad de 22 años. Se casó en 1960 y fue padre de tres hijos.

Durante muchos años fue miembro de un kibbutz (una granja típica israelí) aunque posteriormente lo abandonó y se marchó a vivir cerca de la Universidad Ben Gurion de Bersheba, en el sur de Israel, donde impartía clases.

Una parte considerable de las obras que escribió giran alrededor de la vida en los kibutzim y sobre el conflicto con los palestinos. Aunque sus posiciones frente al tema lo llevaron a ser censurado por varios sectores en su país , pero a pesar de esto solo salió de su país cuando empezó a sufrir los embates del cáncer.

En una de sus últimas entrevistas con una televisión alemana, este mismo año, declaró: “No sé qué es lo que el futuro deparará a Jerusalén, pero sí que sé lo que debería ocurrir. Cada país del mundo debería imitar al presidente Trump y establecer su embajada en Israel en Jerusalén. Al mismo tiempo, cada uno de esos países debería abrir su propia embajada en Jerusalén este como la capital del pueblo palestino”.

Una de sus hijas, Fania Oz-Salzberger, anunció este viernes la muerte de su padre en su cuenta de Twitter “después de un deterioro rápido, mientras dormía y en paz, rodeado de personas queridas”.

En noviembre último se tradujo al inglés una de sus últimas obras, “Queridos zelotes, cartas desde una tierra dividida”, que se publicó en Estados Unidos.

Se trata de tres ensayos cortos en los que Oz se sigue mostrando partidario de una solución con los palestinos, con otros Estados, y en los que aboga por la paz.

Entre sus obras más reconocidas se encuentra Queridos fanáticos (2003), Una historia de amor y oscuridad (2002), que fue adaptada al cine y por la que el autor recibió el Premio Goethe; su última novela fue Judas (2014) que planteó un cuestionamiento al ‘traidor’, entre comillas, más conocido de la historia por medio de una novela de amor.