Edgar Perea fue el papá del Junior

11 de abril del 2018

La voz de la historia del fútbol.

Edgar Perea

Si se pudiera oír la historia del fútbol colombiano, esta tendría que ser al son de la voz de Edgar Perea. ‘El Campeón’, como era llamado, llenó los estadios con sus narraciones, magnificó los triunfos con sus gritos y le dio voz al deporte colombiano. Desde el 11 de abril de 2016, hace dos años, solo se oye el eco de su voz.

Escuche el homenaje a Edgar Perea:

Tal fue la trascendencia de su narración de fútbol que llegó a dominar hasta el juicio de los árbitros. Edgar Perea empezó su narración en el estadio municipal de Romelio, con su equipo del alma, el Junior de Barranquilla. Un día, aprovechando que su voz era un susurro al interior del estadio, afirmó que faltaban 4 minutos para terminar el partido, cuando en realidad faltaban diez, todo, para evitar que Millonarios le empatara al ‘Tiburón’.

Con esas narraciones y el programa en la Emisora Fuentes en la que empezó a ser más conocido en el país. Tanto, que cuando se estrenó el Metropolitano Roberto Meléndez, Edgar Perea decidió inaugurarlo. Con una asistencia de más 50.000 personas para un partido Junior – Santa Fe, antes de iniciar el compromiso, ‘El Campeón’ descendió, vestido de blanco, de un helicóptero en mitad de la grama y, como el Papa, besó santificó la cancha con un beso.

Se convirtió en parte del patrimonio futbolístico de Barranquilla, hasta lo catalogaron de traidor cuando Caracol Radio le ofreció la narración desde la capital con un exorbitante sueldo de 14 millones de pesos. El narrador aceptó y se convirtió en el locutor mejor pago del país, con tiquetes, chofer y hospedaje auspiciado por la compañía.

Pero aunque Perea dejó la ciudad por una oportunidad laboral, nunca abandonó a su hijo. Lo bautizó con el apellido que se mantiene vigente para el Junior de Barranquilla. Tras una pelea con Poncho Rentería, quien dijo que el Tiburón era un equipo de minusválidos, Perea aprovechó un triunfo del equipo para gritarle en el micrófono “Junior, tú papá”.

Llegó también a la narración de otros deportes como el boxeo, en el que narró la época dorada de los colombianos en ese deporte. Transmitió el triunfo mundial de Kid Pambelé, y los jab y los Crochet Rodrigo Valdez, Ricardo Cardona, Fidel Bassa o Miguel ‘Happy’ Lora.

También narró un Tour de Francia, pero no le fue tan bien contando las osadías de los escarabajos. Durante la transmisión de 1983, su bien conocido genio de alacrán, lo llevó a cometer uno de los mayores ridículos en Francia, por un altercado con el periodista Rubén Darío Arcila decidió propinarle un golpe que se convirtió en tema de la etapa en los medios europeos.

Al final de su vida y después de 35 años en los micrófonos, Edgar Perea decidió lanzarse a la política y obtuvo una curúl en el Congreso por más de 74.000 votos. Trató de impulsar el proyecto que hasta ahora se realizará, la creación del Ministerio del Deporte. Pero que lo escucharan 102 senadores no lo seducía tanto como la audiencia de cerca de un millón de oyentes de la emisora, por eso se fue a transmitir un partido y perdió la investidura.

Después, en el 2008, el Gobierno de Álvaro Uribe Velez lo nombró embajador en Sudáfrica. Murió hace dos años por una enfermedad que afectó su sistema respiratorio. Su característico “Gol, Gol, Gol Colombiano Gol… Gooooooool”, quedará marcado en toda la historia de la narración futbolística.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO