Emiliano Zapata, caudillo libertador

Emiliano Zapata, caudillo libertador

9 de abril del 2017

«Es mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado», Emiliano Zapata.

Un guerrero de la lucha fue quien la proclamó. Defendió a su pueblo y enfrentó su propia muerte. Se alzó en armas y derrotó ejércitos para el triunfo anhelado. Sus seguidores no iniciaron la revolución por pedir más de lo que no les pertenecía, su voz quebrantada en grito de lucha exigía lo robado.

Emiliano Zapata, pionero de la revolución mexicana

Campesino que trabajó como cuidador de ganado, decidió defender a su pueblo obrero e indígena. Fue el más feroz defensor de la reforma agraria y los derechos. Tenía 16 años cuando murió su madre, 11 meses después perdió a su padre. Pronto trabajó como labrador y arriero, en 1906 asistió a una junta de campesinos en Cuautla para discutir la forma de defender sus tierras y las del pueblo frente a los hacendados colindantes. Su rebeldía lo condenó.

Emiliano Zapata fue gran líder en la revolución maderista y el plan Ayala, donde después de pavorosos enfrentamientos derrotaría al ejército de Porfirio Díaz. Tuvo cabida en la reforma agraria (La tierra es de quien la trabaja), la misma razón por la que  meses después desencadena una discusión con Francisco  madero, al no restituirles las tierras a los campesinos, una lucha por la cual el ejército le habría sido de gran utilidad para derrotar a su rival.

Ya sería un reconocido líder libertador, y los zapatistas estaban dispuestos a seguir y apoyar sus decisiones. El siguiente paso sería la lucha del sur donde ocurrió el asesinato de   madero. A pesar de los enfrentamientos contaba ahora con el dominio de Morelos y parte del Estado de México, Guerrero,  Puebla y  Tlaxcala, se negó a pactar con aquellos a quienes él llamó “asesinos de Madero”. Fusiló al emisario de Huerta y en  quien fue ascendido al poder.

Emiliano tenía  uno de los ejércitos más intimidantes y poderos, después de ello tendría grandes en enfrentamientos con Carranza, líder ejecutivo, quien fue su asesino.

La muerte de zapata ocurrió el 10 de abril de 1919, tras creer en una posible sociedad entre su enemigo y ofrecerle tropas y armamento, cuando se dirigió con tan solo 100 hombres. Fue baleado, no pudo reaccionar de forma inmediata y murió.

Ideólogo e impulsor de las luchas sociales, así como de justicia social, libertad, igualdad, democracia social. Jamás dejó sus convicciones y prueba de ello fue el rechazo de tierras ante el ofrecimiento de Madero:

“No, señor Madero. Yo no me levanté en armas para conquistar tierras y haciendas. Yo me levanté en armas para que al pueblo de Morelos le sea devuelto lo que le fue robado. Entonces pues, señor Madero, o nos cumple usted, a mí y al estado de Morelos lo que nos prometió, o a usted y a mí nos lleva la chichicuilota”.

Así se convirtió Emiliano Zapata en una de las personalidades más importantes del pueblo mexicano, donde es recordado como “El Caudillo del SurEl Atila del Sur”.