Karl Lagerfeld, el último gran diseñador del siglo XX

instagram

Karl Lagerfeld, el último gran diseñador del siglo XX

19 de febrero del 2019

El mayor secreto de los últimos años del kaiser de la moda, Karl Lagerfeld, quedó revelado en la última Semana de la Moda en París. Siendo el director creativo de Chanel y protagonista de la exhibición, no asistió a la cita, la única a la que había faltado desde su vinculación con la marca en 1983. Al final se dijo que el diseñador estaba cansado. Aunque todo el emporio mantenía como secreto el estado de su salud, este 19 de febrero se confirmó el rumor, el diseñador falleció a los 85 años de edad.

Karl Lagerfeld se había posicionado como el más importante diseñador de la alta costura que no dejó de producir hasta el día de su muerte. Además, de todos los grandes diseñadores del siglo XX, él era el único vivo que continuaba activo en la industria con gran relevancia y éxito. Su historia, en medio del secretismo y la fama, se tejió como un mito al interior de la moda internacional.

El kaiser nació en Hamburgo, Alemania, en 1933, en el seno de una familia noble. Se trasladó a los 12 años a Francia, donde continuó los estudios. A los 16 años abandonó la escuela y comenzó a trabajar para Pierre Balmain, un reconocido modisto francés que había trabajado junto a Christian Dior y Hubert de Givenchy.

Diez años después ya había empezado a trabajar para otras compañías como Chloé y a hacer colaboraciones con Fendi, esta última lo vinculó y trabajó para ella hasta los últimos días de su vida. Posteriormente, con una prominente fama acaudalada de más de 25 años en la industria, debutó en 1983 como director creativo de Chanel, marca que venía en caída y que logró posicionar de nuevo como la gran referencia de la moda en el mundo.

Un año después de ese debut, lanzó la primera línea de moda bajo su propio nombre. Una marca que en 2012 compró Tommy Hilfiger. El ascenso a la cúpula de la moda de Karl Lagerfeld fue a la par de otro de los más grandes diseñadores del siglo XX, Yves Saint Laurent, quien se convertiría en su archienemigo.

Aunque los dos se hicieron grandes amigos, luego de obtener premios en el Concurso el Secretariado Internacional de la Lana en 1954, sus gustos eran distintos. Los dos se perfilaban como los más grandes de la moda en el mundo, pero Saint Laurent escaló a la cima cuando murió su tutor Chritian Dior y él quedó encargado de la firma, con apenas 21 años.

Algunas personas, como Alicia Drake en su libro The Beautiful Fall, afirman que fue la magnitud de cada uno en el campo de la moda lo que los hizo distanciarse, no podían estar juntos sin producir un bing bang. Pero hay otras versiones que acusan a cierta tradición cultural y al modelo Jacques De Bascher como el origen de una de las enemistades más famosas en el mundo de la moda.

En el documental ‘Duels’, Karl Lagerfeld contó que cuando Saint Laurent lanzó una marca bajo su propio nombre, este le recriminó porque eso, en Alemania, era considerado un símbolo de falta de posición dentro de la industria. “Sería todo menos tendero”, aseguró el kaiser de la moda.

Sin embargo, un personaje icónico de la moda en el siglo XX se atravesó en medio de los dos diseñadores más importantes del mundo. Se trata de Jacques De Bascher, un joven fascinado por el ambiente refinado y el buen vestir, que se acercó a los dos personajes a mediados de los años 1970 en el Sept, el exclusivo club de los modistas en París.

Primero llegó a Saint Laurent, el diseñador que halló en el joven un túnel de fuga al estrés, la depresión y la vida rígida que tenía. Empezaron una relación desenfrenada que incluso obligó al fiel colmpañero del diseñador, Pierre Bergé, a abandonar el apartamento en que vivían juntos.

La relación duró cerca de tres años, hasta que De Bascher quiso conocer al otro personaje, Karl Lagerfeld. Desde el primer día que cruzaron palabra, resultaron en la casa de verano del diseñador alemán y nunca se terminó la relación, aún cuando Yves trató de convencerlo para regresar a su lado. El kaiser negó tener una relación con el modelo, decía que solo eran amigos.

Lo cierto es que ambos idealizaron al amante común. Yves vio influencia en sus estilos y en su propia vida, que incluso algunos atribuyen al amorío el descenso a las drogas y el alcohol del diseñador. Por su parte, Karl Lagerfeld dijo: “Era el hombre más simpático y divertido que conocí. Era divino, pero otros lo encontraban diabólico”.

La vida llevó al diseñador al ascenso a la fama como el líder de las colecciones de Chanel y Fendi. Al final de su vida prefirió guardar secreto sobre su intimidad y solo se le veía en las pasarelas. Su último escándalo fue en 2005 cuando apareció con menos de 90 kilos de peso para lanzar una línea de ropa para hombres delgados.

Siempre se le vio vestido con camisas blancas y otras prendas en grises y negros, con sus inolvidables gafas oscuras que usaba tanto en exterior como en interior, de noche como de día. Al parecer, empezó a utilizarlas cuando en un ataque de celos un hombre lo golpeó con un vaso y él reflexionó sobre la importancia que tenían sus ojos en su carrera. “Yo nunca saldré sin mis notorias gafas oscuras, me gusta ver pero no ser observado”, decía.

Diversas marcas de la industria han despedido al diseñador, aunque no se conoce la causa de su muerte, Chanel solo notificó el fallecimiento. Según un comunicado de la casa parisina, será Virginie Viard quien reemplace al kaiser como cabeza creativa de la compañía.