El hombre que llevó realidad a los actores

17 de enero del 2019

Konstantín Stanislavski fue el Doodle de Google este 17 de enero.

Konstantin Stanislavski

Wikimedia

Konstantín Stanislavski supo desde pequeño que dedicaría su vida al teatro y así lo hizo, hasta llegar al punto de cambiar su apellido en honor a un compañero de teatro. Esa dedicación le valió el reconocimiento, vigente hasta la fecha, de ser un teórico trascendental en el arte de la actuación.

Nació el 17 de enero de 1863, en Moscú. Su familia lo apoyó en su afición, ya que era un núcleo prestante de la capital de Rusia. Desde los siete años practicó con sus hermanos en pequeñas escenificaciones y su padre les construyó un teatro casero al interior de un granero.

Incluso tenía clases particulares, en el grupo que creó con sus familiares llamado Círculo de Alekséiev, donde recibía clases de esgrima, baile, incluso lenguas. Por eso aprendió a hablar muy joven lenguas orientales. En ese grupo conoció a un compañero llamado Márkov, quien usaba el sobrenombre de Stanislavski, apodo que luego convirtió en apellido en honor a su amigo.

En 1989, Konstantín Stanislavski organizó, junto al autor de teatro Vladimir Nemirovich-Danchenko, el Teatro de Arte de Moscú. Allí se enfocó en entrenar a los aspirantes jóvenes, pero quería una renovación de las técnicas actorales, con el fin de que fueran más realistas y creíbles de lo que se usaba hasta el momento.

Sus técnicas interpretativas se convirtieron en un realismo psicológico que son utilizadas hasta hoy para la educación de los actores, no solo en el teatro, sino en el cine. Gracias a esa labor y las interpretaciones de las obras de Anton Chéjoz y Máximo Gorki, el teatro de Moscú se convirtió en uno de los más importantes del mundo.

Su idea consistía en que los actores analizaran a fondo los personajes y lograran exprimentar en sí mismos las emociones del personaje. Esto lo logró evocando los recuerdos del actor, sometiéndolos a un proceso psicológico de exploración propia para adaptar el personaje a sus propias sensaciones. Un proceso conocido como el “Método”.

Con la llegada de la Revolución Rusa, Konstantín Stanislavski se vio hostigado a reproducir obras comunistas, entonces decidió viajar a Europa y Estados Unidos con giras de su compañía que le abrieron el panorama internacional. Fama que le permitió regresar a Moscú y posicionar el valor del arte y el teatro en su país.

Los últimos años de su vida los usó para exponer en letras su teoría en tres textos principales: Mi vida en el arte (1924) y dos volúmenes de El trabajo del actor sobre sí mismo que parece un diálogo entre alumno y director.  Murió el 7 de agosto de 1938 por un infarto. Este año, Google le dedicó el Doodle a este trascendental teórico de la actuación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO