Malcolm X: una vida dedicada a la lucha racial

Malcolm X: una vida dedicada a la lucha racial

19 de mayo del 2019

Uno de los nombres que más resuenan en la historia de lucha por los derechos civiles de los afroamericanos es Malcolm X.

Un hombre que entregó su vida a reivindicar la imagen de la comunidad negra en una época donde primaba el racismo y la segregación. Por esa razón en el mes de la herencia africana Kienyke.com lo recuerda a 94 años de su natalicio.

El-Hajj Malik El-Shabazz, por su nombre de pila, nació en Omaha, Estados Unidos el 19 de mayo de 1925. Malcolm Little como también era conocido en sus inicios fue un orador, ministro religioso y activista quien años más tarde se consolidaría como uno de los referentes de la lucha racial en territorio estadounidense.

Sin embargo, fue bastante criticado por acusar duramente a la comunidad blanca llegando incluso a ser señalado de predicar la violencia. Aunque para ese momento su pueblo vivía en las mas duras condiciones y aumentaban semana a semana los crímenes contra la población negra.

Tuvo una infancia complicada debido a los cambios de residencia de su familia, quienes huyeron de las agresiones de grupos extremistas en repetidas ocasiones. Uno de los hechos que marcó la vida del pequeño Malcolm fue sin duda la muerte de su padre, defensor de los derechos de los trabajadores, en un accidente que la familia atribuyó a racistas blancos.

Además del posterior ingreso de su madre Louise en un hospital psiquiátrico a causa de trastornos emocionales cuando le quitaron la custodia de sus hijos. Así que los ochos hermanos fueron divididos entre hogares de adopción y orfanatos.

En 1942 Little se instala al barrio de Harlem en Nueva York e ingresa al mundo de la delincuencia realizando estafas y robos. Tres años después, para 1945  fue detenido y condenado a diez años de prisión por el delito de robo a mano armada. Sin embargo, a pesar de las duras pruebas de la vida su historia es un ejemplo de resiliencia.

En la cárcel, debido a su interés en lecturas políticas, filosóficas y especialmente de textos religiosos, además de su facilidad para llegar a la gente, llamó la atención de la Nación del Islam. Esta era una organización social, política y religiosa que abogaba por una conciencia a todo nivel de la población afro de Estados Unidos dentro de los preceptos del Islam.

Luego de su libertad condicional en 1952 se convirtió en ministro de la organización y cambió su apellido por el signo de la “X” como símbolo del apellido africano original de sus antepasados. Durante doce años fue la cara de la Nación consiguiendo miles de adeptos que apoyaban su voz y su lucha, que era la misma.

Para 1964 decide abandonar la colectividad al enterarse que existían dentro de la organización planes para asesinarlo, fundando entonces su propio movimiento, la Mezquita Musulmana. Este nuevo aire le permitió hacer un cambio más pacífico sobre sus postulados viendo posible la hermandad entre razas, dejando de predicar el separatismo y pasando a proponer un nacionalismo negro, ideología que busca la emancipación de una nación negra que toma el control de sus propia comunidad.

Un año más tarde, el 21 de febrero de 1965 cuando iba a pronunciar un discurso en Nueva York su voz fue silenciada por las balas y falleció a sus 39 años camino al hospital. Su activismo inspiró la creación de movimientos como el Black Power.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO