Mandela, el hombre que acabó con el Apartheid

18 de julio del 2017

Hoy, hace 99 años nació este líder político.

Mandela, el hombre que acabó con el Apartheid

Nelson Mandela es uno de los hombres más admirados, aclamados y famosos de la tierra. Para muchos encarna la victoria de la justicia sobre la fuerza; y de la esperanza sobre la resignación. Nadie como él encumbró esos valores.

Ninguna persona conoció mejor el significado de la opresión más que Mandela. Para Sudáfrica este era el fundamento de un sistema político racista, el Apartheid. Un régimen que usó la ideología de los colonos ingleses y neerlandeses a los africanos.

El hombre blanco estuvo por encima de todos los demás por mucho tiempo. Sin embargo, Nelson los derrocó en una lucha que duró 27 años de su vida, tiempo en el cual permaneció en la cárcel. Cuando fue liberado, todo el mundo se alegró, porque pasó de ser un simple hombre a tener un rostro.

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, una provincia agrícola pobre en el corazón de Sudáfrica. Su padre fue el jefe de aldea en su tribu: los Thembu. Por un asunto de ganado fue sancionado y lo perdió todo. Se hizo agricultor y Nelson fue pastor.

Su padre murió cuando tenía nueve años. El rey de la aldea decidió criarlo como su propio hijo en memoria a su progenitor. Su vida cambió por completo a partir de ese momento. Fue educado con la cultura real y preparado para regir un día al pueblo.

Foto: Flickr

Foto: Flickr

A los 20 años fue enviado por el rey a la Universidad de Fort Hare a estudiar derecho. Un día se enfrentó a la administración del recinto como representante estudiantil por la calidad de la comida y fue expulsado. El rey se puso furioso, así que le eligió una esposa y le ordenó que volviera a la aldea, pero Nelson se negó a hacerlo.

Junto con el hijo del rey, Justice se robó un ganado para comprar unos boletos de tren e ir a Johannesburgo, ciudad en la que planeó vivir. Allí encontró un trabajo como vigilante en una mina de oro y conoció la injusticia, la discriminación, la explotación y los sueldos de miseria.

Después consiguió un puesto de becario en un bufete de abogados. Su mentor político fue Walter Sisulu, que trabajaba en el Congreso Nacional Africano (CNA), el mayor partido de defensa de los negros.

Mandela vio que el partido estaba muy resignado políticamente, por eso creó junto a Sisulu la rama de las juventudes del CNA. Ese fue su primer compromiso político. Debido a que los negros no podían votar, Mandela impulsó una campaña de protesta nacional abierta a todos los opositores.

 

Foto: Wikimedia

Foto: Wikimedia

En 1952 Nelson abrió un bufete de abogados,  el primero de negros en Sudáfrica. La represión aumentó y Mandela adoptó una carta de libertades que abogaba por un régimen multicultural y democrático dirigido por el pueblo. Recibieron el apoyo de partido comunista clandestinamente.

El gobierno detuvo a los responsables de la oposición, entre ellos estaba Mandela. El proceso duró varios años y por falta de pruebas todos los diputados fueron absueltos. Tiempo después, Mandela se casó con Winnie Madikizela, joven que con el tiempo sería el ícono del CNA.

Foto: Flickr/ Winnie en 2016

Foto: Flickr/ Winnie en 2016

En 1958 Hendrik Verwoerd ganó las elecciones y también asumió el Apartheid, por ende se desató la violencia. Los negros eran apartados a barrios reservados, debían tener un salvoconducto que justificara que estaban autorizados a estar en un determinado lugar.

Mandela comenzó a estar en la clandestinidad. Un periodista logró hacerle una entrevista en la que dijo: “Los africanos necesitan y anhelan una libertad basada en el principio, una política de un voto”. Mandela viajó al extranjero en busca de apoyos militares suplementarios.

El mundo estaba en plena guerra fría, los países socialistas lo apoyaron. La Unión Sovietica, Argelia, China, Tanzania y Cuba. Cuando regresó a África lo detuvieron por salir ilegalmente del territorio e instigar una huelga.

bush

Mandela decidió defenderse solo y pronunció un discurso que lo hizo famoso. Fue condenado a cinco años. Luego fue deportado con otras seis personas del CNA a la Isla Robben durante 18 años. Mientras tanto en Johannesburgo la situación empeoró.

En todo el mundo los movimientos antiapartheid exigieron su liberación. En 1982, fue trasladado a la cárcel de Pollsmoor. Mientras tanto en el extranjero se multiplicaron las manifestaciones contra Sudáfrica y por la liberación de Mandela.

En octubre de 1986 comenzaron las negociaciones en secreto. Fueron en total 46 reuniones para que Mandela fuera liberado. En julio de 1988 miles de jóvenes celebraron su cumpleaños número 70 mientras él seguía en la cárcel. El 5 de julio de 1989 fue recibido en secreto por el presidente de la República.

Unas semanas después, sus compañeros fueron liberados después de estar 26 años encarcelados. Mandela salió el 11 de febrero de 1990. Ahora tenía el futuro de África en sus hombros. Dos días después, miles de personas celebraron su regreso en las calles.

Tras su liberación se desató una época de violencia, pero luego de varios meses se reanudaron las negociaciones. El gobierno le pidió a Mandela que renunciara a la violencia pero él se negó. Una nueva oleada de violencia inundó el país.

Foto: Wikimedia

Foto: Wikimedia

Su respuesta al gobierno fue no ser violento y por esto en todo el mundo se le empezó a recibir como un jefe de estado. Mandela se había convertido en un ícono y por esto se reanudaron las negociaciones. El presidente finalmente organizó un referendo para prolongar o no las negociaciones con el CNA.

El ‘Si’ se impuso y se le dio fin al Apartheid. Después del acuerdo volvió la violencia, esta vez por parte de los negros del incata, los enemigos del CNA que no querían que Mandela dirigiera el país. Ellos habían sido aliados del Apartheid.

En ese momento, Mandela dio por terminadas las elecciones. De hecho, le dieron el premio Nobel de la paz y el proceso que ya había llevado a cabo lo continuó. A los 76 años emprendió su campaña electoral para ser presidente y con más del 60% de los votos se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica.

Su última esposa fue Graça Machel. Meses después decidió no presentarse para un segundo mandato presidencial y se retiró de la vida política. Luego de sufrir una prolongada infección respiratoria, Nelson Mandela murió el 5 de diciembre de 2013 a los 95 años en su hogar de Johannesburgo.

Foto: Flickr

Foto: Flickr

Su muerte fue anunciada por el presidente sudafricano Jacob Zuma por televisión nacional. El 6 de diciembre, Zuma declaró el duelo nacional por un período de 10 días, y anunció que el funeral se llevaría a cabo en el estadio Soccer City de Johannesburgo el día 10 del mismo mes.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO