Stanley Kubrick, el genio perfeccionista del cine

7 de marzo del 2018

Su obsesión por los detalles pudo llevar a la locura a una de sus actrices.

Stanley Kubrick

Stanley Kubrick es uno de los directores de culto más conocidos, aunque parezca una contradicción, la variedad de temáticas en sus películas y su genialidad para la dirección lo convirtieron en uno de los directores más famosos del mundo. Hoy, 7 de marzo, se conmemora el aniversario de su fallecimiento.

Escuche detalles de la vida y obra de Stanley Kubrick:

Es reconocido por la pulcritud de sus películas, eso se sustenta en los más de 28 premios que recibió durante su vida. Pero entre esos solo ganó un galardón del Bafta como mejor director por Barry Lyndon y un Óscar a los mejores efectos visuales de la película 2001: Space Odyssey.

Algunos críticos consideran que estas dos películas constituyen dos de sus trabajos mejor logrados. El primero, Barry Lyndon, es descrito como el mejor logrado y más desvalorado de su trayectoria. Cada fotograma de esa película es una obra de arte que en ocasiones parece una pintura estática. Aunque la fotografía de este film le correspondió a John Alcott, Kibrick no lo dejó solo y ambos consiguieron una de las fotografías con luz natural mejor logradas en la historia del cine.

Stanley Kubrick también es reconocido por otras películas como El Resplandor, La naranja mecánica o Full Metal Jacket. Obras maestras, seguro, que demostraron la irritante perfección del cineasta.

Se conocen 16 producciones a Kubrick pero los críticos dicen que esta se compone de tan solo 13 películas. Esto porque las primeras, aunque hechas con gran esfuerzo, exasperaron al director cuando las vio en la pantalla. Hasta se dice que compró varias copias de Fear and Desire con el fin de desaparecerla.

Consideraba que estas películas eran inferiores y esos errores no los quería volver a cometer en su carrera. Tras la filmación y hasta mediados del año 2000 se conoció que durante el rodaje de El Resplandor, la obsesión perfeccionista de Stanley Kubrick causó estupor entre los actores.

Uno de esos excesos o tal vez pequeños detalles de su genialidad fue que obligó a su secretaria personal a llenar 500 hojas de papel con la frase “all work and no play makes jack a dull boy” (no por mucho madrugar amanece más temprano, en la versión en español) que aparece apenas unos segundos en la película, la idea era evidenciar la locura de Jack Torrance, interpretado por Jack Nicholson.

Eso no fue lo único, Shelly Duvall debía interpretar a Wendy Torrance, una mujer vulnerable, débil y temerosa, tremendamente nerviosa y exasperada. Como la actuación de la mujer no lo satisfizo, Kubrick ordenó al set no simpatizar con ella, no podían hablarle ni colaborarle. No contento con eso, la sometía a humillaciones y desprecios públicos por su trabajo.

El Resplandor tiene el récord de la película con más minutos filmados de toda la historia. Más de 100 minutos por cada minuto de película. Un ejemplo de ello fueron las 60 puertas destruidas para grabar la icónica escena del hacha. Las 127 repeticiones de la conversación entre Danny Torrance (Cary Guffey) y el barman, u obligar a Jack Nicholson a cargar el hacha cuando no estuviera filmando y comer sándwich de queso, que detestaba, solo con el fin de volverlo neurótico.

Sus métodos llevaron a Shelly Duvall prácticamente al ocaso de su carrera, no volvió a actuar en un papel protagónico tras ese papel y en 2002 abandonó la carrera. En una entrevista concedida al psiquiatra Dr. Phil, en la que confesó que sufría de trastornos mentales y mencionó que lloraba doce horas diarias durante seis días de la semana hasta el final del rodaje de El Resplandor.

Quizá fueron esos métodos los que llevaron a Stanley Kubrick a convertirse en uno de los hitos de la historia del cine. Está presente en la ciencia ficción con 2001: Space Odyssey, en las películas históricas con Barry Lyndon, la guerra con Dr. Strangelove y Full Metal Jacket y, finalmente, en el drama, satírico e inclasificable de La naranja mecánica.

Tras grabar su ultimo film, Eyes Wide Shut, Kubrick compartió con su familia y amigos. Tras esto se fue a descansar y permaneció en su casa hasta que el 7 de marzo de 1999, se fue a dormir con la tranquilidad arrebatada a sus actores y espectadores y no volvió a despertar.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO