Carrie Fisher, la eterna princesa Leia

Foto: Shutterstock

Carrie Fisher, la eterna princesa Leia

21 de octubre del 2017

La épica saga de ciencia ficción Star Wars no hubiera sido la misma sin la actriz Carrie Fisher. Gracias a su talento y belleza, la interprete logró caracterizar uno de los personajes más recordados en el mundo del cine.

Heredó el talento de su padre, el cantante Eddie Fisher y de su madre, la actriz Debbie Reynolds; reconocidos artistas en la década de los años 50. Gracias a ellos conoció el amor por las artes escénicas.

Carrie Frances Fisher nació en Los Ángeles, California, el 21 de octubre de 1956. Cursó sus estudios en la Central School of Speech and Drama de Londres. Antes de ser una actriz reconocida apareció en algunas producciones con su madre, entre ellas Shampoo con el papel de la seductora joven Warren Beatty.

Foto: @Wikimedia

Fue dos años más tarde cuando realmente alcanzó la fama gracias a su personificación de la Princesa Leia Organa. Un personaje de ficción que al crecer se convirtió en la líder de la Alianza Rebelde y 30 años más tarde sería la general de La Resistencia.

Continuó con la interpretación del famoso personaje en El imperio contraataca (1980), El retorno del Jedi (1983), y 32 años después en Star Wars Episodio VII: el despertar de la fuerza (2015).  Su papel no solo dejó huella en la industria del cine, también sirvió como fuente de inspiración para el mundo de la moda.

Esta saga además de éxito y reconocimiento internacional, le trajo otras situaciones a su vida. Al igual que muchas personas que alcanzan la popularidad desde jóvenes, tuvo que luchar contra el consumo de drogas y alcohol. Las consecuencias no se hicieron esperar, lo que afectó considerablemente su carrera cinematográfica.

Comenzó a actuar en cintas de poco reconocimiento y realizó trabajos como actriz secundaria. “Poco a poco me di cuenta de que estaba usando las drogas un poco más que otras personas y que estaba perdiendo mi control sobre ellas”, aseguró en una entrevista.

Además, escribió una novela autobiográfica llamada Postales desde el filo (Postcards from the edge) en 1987, hablando de este episodio. Tiempo después, el director Mike Nichols, hizo una adaptación de la autobiografía para cine.

Continuó escribiendo novelas y apareciendo en pequeños papeles en películas como Austin Powers, Los Ángeles de Charlie 2, Scream 3, y en la serie televisiva que contó la vida de Superman, Smallville, entre otras.

A la edad de 60 años, Carrie Fisher falleció el 27 de diciembre de 2016 en el centro médico de Ucla, California. Cuatro días después de sufrir un ataque al corazón mientras se encontraba en el vuelo de Londres- Los Ángeles en su gira promocional del libro La princesa diarista.

Curiosamente, al día siguiente falleció su madre, la actriz Debbie Reynolds, mientras se encargaba de los preparativos fúnebres de su hija. Su hermano, Todd Fisher, decidió subastar los recuerdos personales entregando los recursos obtenidos a organizaciones benéficas.