La cuestionada patrona de los músicos

La cuestionada patrona de los músicos

22 de noviembre del 2018

Santa Cecilia es considerada la patrona de los músicos y dado su fallecimiento el 22 de noviembre de un año indeterminado, la fecha se estableció como la festividad para los que se dedican a este arte. Sin embargo, su título podría deberse a un error de traducción o interpretación.

La vida de Santa Cecilia se conoce a través de unos documentos llamados “Actas del martirio de Santa Cecilia”, que surgieron después de su canonización. Pero esa historia había sido hecha para las misas del Sacramentarium leonianum, el libro litúrgico del rito romano más antiguo que se conserva.

En ellos se contaba la historia de matrimonio de la patrona de los músicos. Había sido convertida desde pequeña al cristianismo y cuando creció tuvo un matrimonio acordado con un joven pagano, llamado Valeriano.

En medio del temor por la noche de bodas, ella decidió decirle a su esposo, cuando ya estaban solos en la cama nupcial, que ella había entregado su virginidad a Dios. Había un ángel que la custodiaba y si él llegaba a tocarla como su esposa, tendría que pagar las consecuencias.

Valeriano le creyó, pero le pidió conocer al ser celestial que cuidaba su virginidad. Ella le dijo que tenía que bautizarse, él lo hizo y tras esto afirmó haber visto al ángel; la clarividencia se esparció y cientos de personas accedieron a bautizarse en la casa de Santa Cecilia.

Eso hizo que se convirtiera en una cristiana reconocida, lo cual le llevó la mala fortuna de ser perseguida por los emperadores romanos que concebían la religión como una superstición dañina. Así que sufrió dos intentos de asesinato, uno incendiando su casa y otro a machetazos, sobrevivió a tres cortes en su cabeza, pero falleció a los tres días.

En 1594, el papa Gregorio XIII la nombró patrona de los músicos por su atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Él se basó en las Actas de martirio  que rezaban en latín: ‘Candéntibus órganis Cæcilia Dómino decantábat dicens…’, que se traduce como: ‘Mientras estaba el horno al rojo vivo (las termas de su casa donde intentaron asfixiarla), Cecilia cantaba al Señor diciendo…’

Pero allí viene el error que algunos historiadores y traductores han manifestado en tiempos posteriores. Al parecer la palabra ‘órganis’ se entendió como el instrumento órgano, pero en realidad, para el siglo III se refería a un fuelle para atizar las llamas.

Esa interpretación llevó a Santa Cecilia a ser representada en diversas pinturas y representaciones con instrumentos musicales, aunque no se tiene certeza de que los haya tocado. Pero por la tradición cristiana de la época, es probable que haya aprendido a tocar algún instrumento musical. Aún así, el 22 de noviembre es celebrado como el día del músico.