Santo, el inmortal ‘Enmascarado de Plata’

5 de febrero del 2015

30 años después de su muerte, el luchador sigue siendo un símbolo de justicia.

Santo, el inmortal ‘Enmascarado de Plata’

A los 16 años Rodolfo Guzmán Huerta, el hombre de la máscara plateada conocido como ‘El Santo’, inició su carrera como luchador. Su gusto por el béisbol y el fútbol americano le permitieron tener el cuerpo perfecto y el estado físico para subirse a un ring de pelea.

Lea también: La polémica vida sexual de Mahatma Gandhi

En 1934 debutó en los cuadriláteros pero su leyenda empezaría a escribirse el 26 de julio de 1942 en la legendaria Arena México.  Fue luchador profesional durante 40 años, protagonizó más de 60 películas y se convirtió en un símbolo de justicia para los mexicanos.

Antes de ser bautizado como ‘El Santo’, este luchador fue conocido con apodos como ‘Rudy Guzmán’, ‘El Hombre Rojo’,  ‘El Incógnito’ y ‘El Demonio Negro’. Participó por primera vez en un ring como ‘Santo, El Enmascarado de Plata’ el 26 de abril de 1942.

El Santo

Con el tiempo se hizo popular y comenzó a protagonizar películas, donde enfrentó a psicópatas asesinos, mujeres vampiro, momias sedientas de venganza, científicos enloquecidos, monstruos del espacio, hechiceras y gángsters. Se dice que participó en más de 60 producciones. Después del cine, sus batalles llegaron a las historietas y al final de su carrera trabajó como escapista al lado del mago Yeo en el Teatro Blanquitanal.

Santo tuvo una familia numerosa junto a su esposa Ángeles Rodríguez Montaño, con quien tuvo diez hijos: Alejandro, María de los Ángeles, Héctor Rodolfo, Blanca Lilia, Víctor Manuel, Miguel Ángel, Silvia Yolanda, María de Lourdes, Mercedes y Jorge Guzmán Rodríguez, quien  heredó su legado.

El luchador murió a sus 67 años víctima de un infarto y después de una actuación en teatro. Semanas antes sorprendió a los mexicanos cuando en un programa de televisión mostró por primera vez su cara. Santo fue velado y sepultado con su legendaria máscara plateada.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO