Teófilo Rodríguez: excentricidades tras los barrotes

24 de enero del 2020

Convirtió la cárcel en un paraíso para los presos.

Teófilo Rodríguez: excentricidades tras los barrotes

@francisco_olivo

Conocido como ‘El Conejo’ fue considerado un héroe por varios reclusos y allegados. Sin embargo, los pobladores del estado Nueva Esparta de Venezuela lo asociaban a la delincuencia y el crimen organizado en la región.

Nació el 16 de agosto de 1971 en Porlamar, Isla de Margarita en Venezuela. Hizo parte de una familia de escasos recursos, su madre se dedicaba a prestar servicios de aseo en casas de familia mientras él hacia labores de mensajería.

Precisamente a eso se dedicó por muchos años, se encargaba de entregar encargos de los comerciantes de la región. Sin embargo, el hombre empezó a hacer una gran fortuna de la noche a la mañana. Pasó de ser mensajero a narcotraficante. Teófilo se convirtió en el líder del cartel conocido como ‘Tren del Pacífico’.

En el año 2003 las autoridades judicializaron a Rodríguez por los delitos de distribución de drogas y porte ilegal de armas, entre otros. El hombre, que duró once años en el Internado Judicial de San Antonio en la Isla de Margarita, se convirtió en el jefe del lugar.

Las excentricidades en la cárcel

‘El Conejo’ convirtió el penal en un lugar extravagante y lleno de lujos. En el sitio había piscina, ring de boxeo, iglesia, discoteca y una gran variedad de animales entre otras cosas. Otros elementos que permanecían en el lugar eran armas y drogas.

Teófilo Rodríguez se convirtió en un ser alabado por muchos, tanto así que varios reclusos se tatuaron el logo de PlayBoy (con el que Rodríguez se identificaba) en homenaje al ‘Conejo’. Durante su estadía en la cárcel, medios de comunicación internacionales como The New York Times publicaron videos en los que se observaban los lujos que disfrutaba Rodríguez estando privado de la libertad.

En el año 2014 Teófilo quedó en libertad pero siguió manejando los negocios ilegales que se gestionaban desde la cárcel.

@The_Real_Rabbit

Asesinato de ‘El Conejo’

El 24 de enero 2016 cuando salía de una discoteca en Porlamar, en la que departía con una reconocida actriz venezolana, varios hombres le dispararon causándole la muerte.

Un par de días más tarde los reclusos de la cárcel donde estuvo Rodríguez subieron a la parte más alta del pena y con numerosas armas de fuego, de todo tipo, hicieron disparos al aire. Un video del hecho causo revuelo mundial.

El motivo por el que sus allegados y reclusos, tanto hombres como mujeres, lo consideraban un héroe, es porque usó parte del dinero que recibía de manera ilegal para “ayudar a los pobres y enfermos”, según varias publicaciones en redes sociales que hicieron luego de su muerte.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO