Verónica Guerin murió para contar la historia

26 de junio del 2019

Fue asesinada el 26 de junio de 1996.

Veronica-guerin

La periodista irlandesa Verónica Guerin fue asesinada el 26 de junio de 1996 por buscar la verdad sobre el narcotráfico de su país natal..

Sus padres fueron Christopher y Bernadette Guerin. Tenía cuatro hermanos; juntos se criaron en la ciudad Dublín, Irlanda.

Su familia la apodaba ‘Ronnie’.

Estudió en un colegio católico donde se desempeñó como una gran atleta. Además, demostró sus habilidades para el baloncesto y camogie. A los 15 años, participó en las finales de fútbol irlandés con una hernia discal. También jugó en el equipo de baloncesto de mujeres y en la selección femenina de Irlanda.

‘Ronnie’ estudió contabilidad como su padre, en Trinity College de Dublín. Este la contrató en su compañía cuando se graduó. En 1981, su padre falleció y tres años más tarde empezó una empresa de relaciones públicas que dirigió durante siente años.

En 1985 se casó con Graham Turley y tuvieron un hijo, Cathal Turley. Verónica era hincha del equipo inglés, el Manchester United.

En 1990 su carrera tomó un nuevo rumbo. Se dedicó al periodismo como reportera en el Sunday Business Post y Sunday Tribune. Trabajó bajo la dirección de Damien Kiberd. En busca de historias reales, se contactó con las fuentes directas de los temas que le generaban interés. Habló por igual con policías como con delincuentes. Las fuentes respetaron su interés por contar las historias en detalle.

En 1994 empezó a escribir sobre criminales en el Sunday Independent. Su conocimiento sobre contabilidad le fue útil para rastrear actividades legales del bajo mundo. Después, se acercó aún más a los traficantes de drogas y su seguridad comenzó a estar en riesgo. A tal punto, que se inicio el conteo regresivo hacia su muerte.

Veronica-guerin

Estatua Veronica Guerin / Flickr

‘Ronnie’ obtuvo información del criminal de drogas John Traynor y empezaron las amenazas de muerte en su contra.

La primera se dio en octubre. Un día después de publicar la historia sobre el asesino Martin Cahill, su casa recibió dos disparos.

El 30 de enero de 1995, a un día de que se difundiera un artículo sobre un sospechoso de los más grandes robos a mano armada en Irlanda, alguien la esperaba en la puerta de su casa con una pistola.  Apuntó a u cabeza, pero le disparó en la pierna.

A pesar de las advertencias, la periodista se comprometió a seguir con sus investigaciones. La policía irlandesa le ofreció un escolta 24 horas, pero ella no accedió.

En septiembre de 1995 el jefe de Traynor, John Gilligan, la amenazó con secuestrar y violar a su hijo si publicaba algo sobre él. Ya había escrito sobre su lujoso estilo de vida sin tener un gran fuente de ingresos.

El 26 de junio de 1996 se detuvo en un semáforo en rojo. Unos miembros de la pandilla de Gilligan la perseguía. Le propinaron seis disparos. Fue asesinada dos días antes de dar una conferencia en el Foro de la Libertad de Londres.

Su segmento iba a ser: “Morir para contar la historia: Periodistas en riesgo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO