Las locuras y genialidades de Virginia Woolf

25 de enero del 2019

Este 25 de enero se celebra su natalicio 137.

Virginia Wolf

Una de las escritoras británicas más difundidas nació el 25 de enero hace 137 años. Su vida, como su obra, es una fantástica reunión de anécdotas y curiosidades producto de un carácter decidido y complejo que forjó a Virginia Woolf.

Su padre fue un reconocido intelectual llamado Sir Leslie Stephen, quien decidió educar a sus hijas con profesores particulares con el apoyo de la basta biblioteca que tenía en su hogar, en la que Virginia Woolf conoció a los clásicos escritores británicos.

Su niñez fue un infierno. Tras la muerte de la madre y la hermana mayor, la futura escritora y su hermana Vanessa fueron víctimas de abusos sexuales por parte de los hermanastros. Una situación que provocó depresión y más problemas psicológicos a Woolf que mantuvo durante toda su vida. A los 23 años se tiró por una ventana buscando la muerte.

Estuvo gran parte de su vida recluida en un sanatorio mental para afrontar las fuertes crisis que sufría. Los médicos trataron de limitarle la escritura argumentando que le hacía mal, pero ella prefirió descargar sus sentimientos en palabras.

Uno de los pocos recuerdos buenos de sus años de infancia inspiró la novela Al Faro (1927). Obra que se desarrolla en Talland House, la casa de verano de la familia, donde Virginia pasó amplias disfrutando la vista a la playa y el faro de Godrevy.

Tras el fallecimiento de los padres compró, junto a sus hermanos, una casa en el barrio Bloomsbury, de Londres, que fue el epicentro y nombre del grupo de intelectuales británicos entre los que se encontraban E.M. Forster, J.M. Keynes, Bertrand Russell y Ludwig Wittgenstein.

Junto a ellos protagonizó una de las burlas más recordadas a la armada británica. El 7 de febrero de 1910, Virginia, Guy Ridley, Anthony Buxton y Duncan Grant se disfrazaron de príncipes etíopes para conocer el buque de la armada HMS Dreadnought.

La aclamada escritora se cortó el cabello, se vistió de hombre y fingió ser la traductora de los dignatarios. Convencieron al jefe de la estación de trenes de Paddington, que los llevó en tren hasta Portland. Mientras llegaban un cómplice envió un telegrama a la estación anunciando la llegada de los monarcas, que fueron convencidos con la comunicación y ordenaron recibirlos a los impostores por todo lo alto.

Cuando veían algo que los impresionaba decía “bunga, bunga” y al salir les tocaron el God save the Queen. Luego de la hazaña, Virginia Woolf contó toda la historia con lujo de detalles al Daily Mirror y la burla se hizo mítica.

Se hizo aún más famosa tras el engaño, odiada por las autoridades, de hecho durante el régimen Nazi, se dice que Hilter la tenía incluida en la lista de negra.

Entre sus obras más reconocidas se encuentran Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando: una biografía (1928), Las olas (1931), y Una habitación propia (1929), donde dice que si una mujer va a escribir ficción, necesita dinero y una habitación propia.

A pesar de esta basta obra, el desastre que dejó la infancia en su vida, le provocó una depresión que finalmente la llevó al suicidio el 28 de marzo de 1941 cuando llenó sus bolsillos de piedras y se lanzó al río Sussex.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO