Javier Darío Restrepo: maestro de ética y periodismo

6 de octubre del 2019

El periodista falleció este 6 de octubre.

Javier Darío Restrepo: maestro de ética y periodismo

‘La constelación de la ética’ es el último legado del inigualable ser humano y periodista Javier Darío Restrepo, que a lo largo de su vida constituyó un ejemplo tanto en lo personal como profesional.

Restrepo falleció justo el día después de presentar su obra en el Festival Gabo en Medellín.

El periodismo colombiano y latinoamericano quedan huérfanos con el deceso de un hombre que a lo largo de su carrera profesional de más de cincuenta años se ocupó de enseñar con el ejemplo y a través de 24 libros sobre ética periodística.

En 2014 fue reconocido con la “Excelencia periodística” del premio García Márquez y en su alargo recorrido en el periodismo se constituyó en un referente de la ética en Iberoamérica y fue invitado a conferencias, talleres y congresos en varios países del área donde su voz siempre se escuchó con respeto y admiración.

Ganador dos veces, en 1985 y 1986, del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar y en 1993 del premio nacional del Círculo de Periodistas de Bogotá en la categoría de prensa.

Maestro de excelentes calidades

Desde 1995 estuvo vinculado a la Nueva Escuela de Periodismo Iberoamericano fundada por el nobel García Márquez, hoy Fundación Gabo, en la que condujo talleres en cumplimiento del mandato de su fundador siendo un maestro que dirigió siempre con “excelentes calidades”.

Reportero, investigador de temas nacionales e internacionales cimentada en su amplia formación en filosofía, teología, humanidades e historia gracias a su paso por el seminario. Fue ordenado como sacerdote y después de abandonar los hábitos puso al servicio del periodismo todos su conocimientos.

Fue columnista de periódicos como El Espectador, El Tiempo, El Heraldo y el Colombiano de Medellín en el que publicó durante 17 años su columna ‘Carriel’ y medio del que fue su primer Defensor del lector, cargo que también ocupó en el diario El Tiempo.

Fundador de la Fundación para la libertad de prensa, FLIP, la que dirigió en sus inicios y en la que hasta su fallecimiento ocupó la dirección del Consultorio Ético de la Fundación Nuevo Periodismo (Fnpi).

El zumbido y el moscardón

Sus conceptos a las consultas que recibía desde distintos países de Iberoamérica están compiladas en los libros ‘El Zumbido y el Moscardón Vol I’ y ‘El Zumbido y el Moscardón Vol II’.

El título de estas obras nació de la famosa frase de Gabriel García Márquez: “La ética no es una condición ocasional, sino que debe acompañar siempre al periodismo, como el zumbido al moscardón”.

En el volúmen dos de esta obra, la FNPI recopiló ciento cincuenta casos de ética periodística, extraídos de más de 1.500 casos que que a lo largo de 15 años respondió el maestro Javier Darío Restrepo, como director del Consultorio Ético.

Sus obras sobre ética son textos obligados en las facultades de periodismo y hoy están más vigentes que nunca. En 2015 fue reconocido como Doctor Honoris causa por la Universidad San Andrés de La Paz, Bolivia.

“En ética nadie es juez de nadie, salvo de uno mismo, porque solo uno sabe las motivaciones y circunstancias de sus acciones”, Javier Darío Restrepo.

Faro infaltable

Sus alumnos en muchos países y sus compañeros de labores en la enseñanza de la ética del periodismo tienen recuerdos vivos de la experiencia de compartir y recibir sus conocimientos.

Joaquín Gómez Meneses, en una crónica sobre el periodista Restrepo en el diario El Colombiano señaló que sus reflexiones “siguen vigentes y siempre resultan importantes para la academia”.

“He podido conocer diversas experiencias de laboratorios donde se enseña el ejercicio del periodismo. En todos los que nos integramos para conformar esta red, la voz del maestro Restrepo ha sido un faro infaltable”, destacó Gómez Meneses.

En el Círculo de Periodistas de Bogotá, creó el comité de ética, el primero en el país en una organización de su estilo, el cual dirigió durante años para mostrar cómo la ética aplicada al ejercicio de la profesión es una obligación no solo con el público sino consigo mismo.

Periodismo para curar heridas

Con su colega María Teresa Herrán, escribieron a cuatro manos varias obras sobre la ética en el periodismo. También fue autor de dos novelas.

Parte de su legado tiene que ver con la responsabilidad del periodismo en la consolidación de la paz en el país y está consignado en “cinco guías con las que debería escribirse en el momento de contar el posconflicto”.

En primer término estar del “lado del bien, es decir, de la paz”, en segundo lugar que quienes ejercen este oficio no solo se “limiten a contar el hecho, y una vez publicada la noticia, el periodista se desentienda de ella y no le haga seguimiento. El periodismo debe ser un oficio que ayude a curar heridas”.

Una vez se concretara la paz y se diera el posconflicto, decía Restrepo, “en el periodismo no se deberán acentuar divisiones. Es un momento para que nosotros desarrollemos nuestra capacidad de comprensión”.

Su cuarta propuesta está basada en la importancia de construir credibilidad, más que en obtener la información.
Y por último para Javier Darío Restrepo: “las bases de la credibilidad se deben cimentar desde las buenas noticias.”
El antioqueño culminó su intervención enfatizando en que ningún periodista “debe estar satisfecho alguna vez con la convicción, porque esto trae mediocridad. Hay que pensar en el constante cambio”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO