El palestino que se le creció a Israel

El palestino que se le creció a Israel

26 de agosto del 2013

Yasser quiere decir “Dios nos cuidará y protegerá”. El ex presidente palestino fue víctima durante su vida de múltiples atentados y accidentes, pero sobrevivió de milagro a todos. O a casi todos. Murió el 11 de noviembre de 2004, a los 75 años, en un hospital de París por causas que todavía se desconocen.

Arafat nació el 24 de agosto de 1929 en Egipto, fue el quinto de siete hijos. Cuando tenía cinco años su mamá murió, situación que obligó a crecer al lado de su tío en El Cairo.

Inició su vida política en la Universidad del Cairo, donde lideró un grupo de estudiantes activistas mientras estudiaba ingeniería civil. A mediados de los años cincuenta recibió entrenamiento en una academia militar. Se especializó en explosivos. En 1956 se graduó de la universidad y se vinculó al ejército egipcio como teniente en la guerra del Suez.

Unos años después comenzaría el proyecto que lo inmortalizó: Organización de Liberación Palestina, una organización que tenía como objetivo convertir a Palestina en un Estado independiente. Desde ese momento iniciaron ataques terroristas contra Israel, que dieron inicio a décadas de conflicto.

En los años noventa surgen los primeros intentos de negociación para un proceso de paz, en el que participó el gobierno de Estados Unidos y el primer ministro de Israel, Isacc Rabin. En 1993 firmó la declaración de principios entre los dos Estados y gracias a este gesto fue merecedor del premio Nobel de Paz, un  año después.

Bill Clinton y Yasser Arafat.kienyke

Los esfuerzos de Arafat fueron reconocidos con la concesión, junto a Rabin, del Premio Nobel de la Paz y del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994. El proyecto de paz enfrentó grandes dificultades debido a la oposición de los radicales de ambos bandos.

¿Murió envenenado?

Desde un comienzo la muerte de Arafat fue un misterio. Los reportes médicos del hospital parisino en el que falleció, y que durante varios meses fueron mantenidos en secreto, señalaban que el líder palestino había fallecido a raíz de un derrame cerebral por una alteración en la circulación de la sangre, provocada por una infección desconocida.

En septiembre de 2005, diez meses después del fallecimiento de Arafat, The New York Times publicó una nota en la que citó a expertos independientes que señalaban que era “altamente improbable” que el líder haya sido envenenado. Por otro lado, para Ahmad Jibril, líder y fundador del Frente Popular para la Liberación de Palestina, en una entrevista al canal Al-Manar vinculado a Hezbolá, señaló que se debió al sida. Otras fuentes afirman que murió por envenenamiento urdido por los servicios secretos israelíes, aunque fuera portador del VIH.

Los palestinos acusaron a Israel de haber envenenado a Arafat, al que consideraban un obstáculo para la paz. Sin embargo, las autoridades israelíes siempre rechazaron las acusaciones.

Finalmente, Al Kurdi, que trabajó como médico del ex presidente palestino durante 18 años, dijo en ua entrevista a un diario francés que “normalmente, le llamaban para atender a Arafat inmediatamente, pero cuando su salud se estaba “deteriorando”, el Gobierno decidió “no llamarle apenas”. El médico también señaló que la mujer de Arafat, Suha, no quiso permitir que visitase a su marido en el hospital privado de París, en el que estaba ingresado, y que también le fue negado el acceso al cuerpo de Arafat tras su muerte

Según el periodista Uri Dan, Ariel Sharon -ex presidente israelí- había instado en 1982 a los servicios secretos del gobierno a eliminar a Arafat, lamentándose de que, cuando la Organización para la Liberación Palestina debió abandonar Beirut ese año -cuando Sharon era ministro de Defensa-, el líder palestino no fue asesinado.

Lea también

El caricaturista que diseñó el logo del Peiroja