Ciudades inclusivas, sostenibles, competitivas e inteligentes

Publicado por: maria.vargas el Jue, 30/07/2020 - 09:46
Share
Por: Luis Betancur Correa.
Luis Betancur Correa

Según la ONU más del 85% de las personas vivirán en ciudades al 2050 (hoy en Colombia el 75% de la población vive en ciudades). La concentración cada vez mayor en las ciudades da origen a una sobrepoblación sin precedentes y al mismo tiempo se presentan nuevos retos en la gestión urbana, lo recursos hídricos, la lucha contra la contaminación, los problemas sociales, la inseguridad, la generación de residuos,  la prestación de servicios sanitarios y de seguridad, el aumento de consumo de energía, que de no tratarse oportunamente podría llevar a una mayor degeneración del medio ambiente, aumento de la pobreza y exclusión de gran parte de la población.

En este contexto, surgen las ciudades inteligentes, innovadoras y sostenibles, para tratar de reducir el impacto ambiental, para repensar los modelos de transporte eficiente, el acceso total a educación, a salud y alimentación nutritiva, la gestión de residuos, la operación de edificios,  los sistemas de riego y la gestión de la energía eléctrica y gas por esto el tratamiento eficaz de la urbanización se ha convertido en una prioridad nacional.

Mintic definio las ciudades y territorios inteligentes como “Una ciudad o territorio es inteligente, en la medida que plantea y orienta sus acciones hacia la sostenibilidad y la inclusión, se conecta y se adapta a los retos y expectativas de las personas que lo habitan para garantizar el bienestar común, generar un entorno de colaboración permanente con todos los actores e instituciones que lo componen y donde las tecnologías sirven como herramientas de transformación social, económica y ambiental”

Ciudades con infraestructuras eficientes y sostenibles deben estar orientadas a mejorar el bienestar de los ciudadanos, siendo innovadoras, creativas y responsables con el uso de los recursos naturales y cuando la inversión social, el talento humano, las comunicaciones y la infraestructura, conviven con el desarrollo económico sostenible, apoyándose en el uso y la apropiación de tecnologías emergentes, dan como resultado una mejor calidad de vida y una gestión responsable de los recursos naturales, a través de una activa participación y el compromiso de todos los ciudadanos.

El modelo ideal de una ciudad innovadora se basa en alguno de los siguientes subsistemas:

Generación distribuida de energía en donde las ciudades inteligentes cuentan con energía eléctrica repartida por el territorio, a través de un abastecimiento individualizado y no centralizado, que con sistemas de “Smart Grid”, es decir, redes inteligentes interconectadas, las cuales poseen una circulación bidireccional de datos entre el centro de control y el usuario y con medidores inteligentes “Smart Metering”, del gasto energético del usuario, a través de telecontadores que realizan lecturas a distancia y en tiempo real. Edificios Inteligentes, como modelo de eficiencia, domóticos responsables con el medioambiente y sistemas de producción de energía integrados y los sensores inteligentes que recopilan datos para mantenerla conectada e informada y hacer que cada subsistema cumpla su función. Como se puede observar, una ciudad inteligente integra todas las actividades y servicios los cuales administra mediante la interoperabilidad de todas las entidades.

De acuerdo a la consultora Frost & Sullivan, en 2020 se invertiran en  ciudades inteligentes U$1.5 billones, en los siguientes sectores: Gobierno y educación: 20.93%; Energía: 16.65%; Sector Salud: 15.26%; Seguridad: 14.11%; Infraestructura: 13.75%; Transporte: 9.09%; Edificios inteligentes: 10.21%.

Los proyectos de ciudades inteligentes en Colombia deberán contar con infraestructuras como paneles solares, luces LED conectadas, sistemas de administración de monitoreo de agua, logrando recortes del 30% en el consumo de energía y del 20%  en la pérdida de agua, sensores de gestión de residuos, , logística e infraestructura de banda ancha, entre otros. Las ciudades consumen el 75 % de la energía y son responsables del 80 % de las emisiones de dióxido de carbono, siendo la energía la principal fuente de emisiones, por esto el éxito de la transición hacia una sociedad baja en carbono se basa, en ciudades que decidan ágilmente su protección del medio ambiente.

Las ciudades inteligentes permitirán a sus ciudadanos ahorrar más de 100 horas al año en tiempo de desplazamiento, que con dispositivos inteligentes permiten interconectar soluciones de movilidad, haciendo los desplazamientos más seguros y con una flota de buses interconectadas entre si y con otros modos de transporte como el metro y plataformas de movilidad y micromovilidad, con aplicaciones de parqueaderos, sensores de congestión de transporte.

Servicios que suponen un potente mercado para las compañías en industrias como, constructoras de infraestructuras y vivienda, Contact Centers BPO, seguridad, protección, energía y movilidad, donde será fundamental las tecnologías disruptivas. Otros sectores donde el auge de las ciudades inteligentes generará oportunidad son proyectos basados en sostenibilidad y cuidado del medio ambiente, promoviendo la adopción de tecnologías limpias.

Son innumerables los beneficios que traen consigo las ciudades inteligentes y por el rápido desarrollo de las nuevas tecnologías y los procesos de innovación ha dado como resultado la necesidad de una ciudad amigable, funcional, competitiva y moderna que utilize instrumentos para impulsar sectores estratégicos para el desarrollo económico y social, mediante la ejecución de planes estratégicos sectoriales, el impulso de industrias y comercios, con algunos beneficios como:

  • Retención,  atracción de talento y fomento de la creatividad para tener ciudad más competitiva.
  • Penetración del uso de las TIC en las empresas que deben adaptarse a esta realidad, transformando su cultura y organización del trabajo, a la nueva economía digital.
  • Apoyo al emprendimiento, factor clave para la competitividad, a través de la  Secretaria de Desarrollo Económico de cada municipio.
  • Internacionalización, para que accedan a mercados externos los empresarios y emprendedores para avanzar en un modelo de desarrollo, sostenible y competitivo.
  • Las ciudades deben contar con infraestructuras de apoyo a las actividades empresariales, como parques científicos o tecnológicos, parques industriales y comerciales.
  • Las nuevas tecnologías contribuyen a la mejora de la capacitación y formación, por eso, la Teleeducación ofrece beneficios, como reducción de costos, flexibilidad de horarios y mayor interacción y adecuar la oferta educactiva, teniendo en cuenta los cambios que la ciudadania esta experimentando debido a la crisis actual y restricciones de movilidad, a la globalización y al avance de las nuevas tecnologías.
  • Las universidades, instituciones técnicas y centros de investigación son clave en el ecosistema de innovación, por ello los gobernantes deben promover la colaboración entre empresas, academia, gobierno  y el ciudadano como eje fundamental de la ciudad inteligente, de manera que contribuyan al desarrollo económico y social de su ciudad, al ser una responsabilidad compartida.
  • Las tecnologías emergentes apropiadas por las entidades públicas, mejora la productividad y la calidad de servicio hacia la ciudadanía y empresas, permitiendoles acceder a servicios en cualquier momento y lugar, más cómodo, rápido y con menos gastos siendo esto parte del “Smart Governance”. Comprende participación política, servicios para la ciudadanía, así como plataformas de participación ciudadana o más avanzado como el voto electrónico.
  • La firma electrónica permite la identificación del titular del certificado y firmar datos que se envían, de tal manera que se pueda comprobar su integridad y procedencia, superando las limitaciones que imponen la geografía, la invalidez física u otros factores
  • El riesgo en las ciudades  está aumentando rápidamente, donde la urbanización muchas veces no se produce de manera ordenada, por eso las nuevas tecnologías ofrecen la posibilidad de desarrollar sus ciudades más ordenadas, seguras y habitables.
  • Acceso público a Internet con puntos wi‐fi con el objetivo de extender a toda la ciudadanía los beneficios de la conectividad y navegar por internet para realizar trámites en línea o acceder a información en tiempo real.
  • Cultura e identidad al impulsar iniciativas para digitalizar y pomocionar el patrimonio cultural, en especial ciudades intermedias con potencial turistico, como la mayoria en Colombia.
  • La aplicación de las nuevas tecnologías al cuidado de la salud, desde el diagnóstico hasta el seguimiento, pasando por la gestión de los centros de salud, con información inmediata mediante la consulta de la historia clinica digital, la obtención de diagnósticos virtual y tratamientos a distancia o tele‐asistencia, mejora la calidad de vida de los pacientes.
  • Accesibilidad e inclusión a las personas con necesidades especiales, dotándoles de autonomía y acceso a servicios que antes no se tenian por medio de las TIC, por lo que las Ciudades Inteligentes ayudan a acortar la brecha digital ofreciendo a un mayor número de personas acceso a internet de alta velocidad.

 

Por lo tanto las ciudades inteligentes generan oportunidades importantes para las industrias, los ciudadanos, los hogares, el comercio, la banca, la academia entre otros exigiendo un ambiente colaborativo entre el sector público y privado y esto será posible si todos los actores sociales, gobierno, empresas, organizaciones cívicas y la académia participán activamente para alcanzar un objetivo en común, cocrear ciudades & territorios inteligentes, innovadores, competitivos y sustentables.