¿Está bien si ayudo al que no quiere que lo ayude?

Publicado por: maria.vargas el Dom, 23/01/2022 - 09:18
Share
Creado Por
Gloria Echeverry
"Cuando queremos ayudar a alguien generalmente ese deseo parte de un sentimiento puro de amor incondicional".

Cuando queremos ayudar a alguien generalmente ese deseo parte de un sentimiento puro de amor incondicional, nace del corazón y se extiende a la acción, pero por más puro que sea el sentimiento se necesita que la otra persona desee también ser ayudada. 

En la última película de Spiderman se muestra cómo este noble súper héroe intenta ayudar así sea en contra de la voluntad, a varios representantes de la maldad, ellos no quieren ser ayudados pero sin importar las consecuencias, su arácnida conciencia desea hacer lo que para él está bien y en el camino ignora cómo su propio futuro se modifica de maneras inimaginables, llevándose consigo a sus seres más queridos, pero eso también es influir en el libre albedrío de una persona, no porque nosotros creamos que es lo mejor para alguien, debemos actuar.

Si esa persona no desea ser ayudada por más grave que sea su situación, su deseo debe ser respetado, quizás necesita un aprendizaje doloroso para trascender cómo todos, escalas de conciencia, algunos hasta que no llegan a lo más profundo de sus sombras, no logran ver la luz.

Mis ángeles algunas veces me muestran personas en el camino que pueden ser sanadas de sus dolencias físicas y espirituales y yo puedo actuar como canal para su sanación, si así se me permite.

Un día entraba a mi edificio y pude sentir esto con uno de los porteros que allí trabajan, él, un señor mayor al que le duelen sus pasos porque su cadera y columna ya no le dan descanso, pasa la mayor parte del tiempo de pie por exigencias de su quehacer y su dolor se siente hasta en el saludo, conmovida por lo que mis ángeles me mostraban, me acerqué a él y le ofrecí mi trabajo como canal de sanación, sin pensarlo dos veces el declinó argumentando que su problema era muy grave y ya nada se podía hacer, para mi fue obvio que no cree en la intervención divina.

Yo no puedo, por más noble que sea la causa, irrespetar su deseo, mi intención de sanarlo no puede ser más fuerte que su voluntad, porque estaría violando uno de los derechos inalienables del ser humano y es su derecho a decidir.

Lo que yo crea que está bien para alguien, no es necesariamente lo que esa persona necesita, así lo parezca como en este caso, él quiere vivir su dolor, él renuncia a cualquier posibilidad de ayuda mientras se apoya en cualquier muro y se despide  lento.

El eligió y su elección por más absurda que le parezca a mis ganas de ayudar, es eso, su elección.

Ayudar a quien no desea ser ayudado es como cortar la crisálida de una mariposa para ayudarla a volar, en el proceso podremos lastimar tanto sus alas que por nuestra ayuda jamás podrá volar 

La nobleza fácilmente se puede convertir en ego si imponemos esa ayuda a pesar de que el otro no quiera recibirla, por ello también actuar sería desastroso para nosotros, recuerda que tú libertad termina donde empieza la libertad del otro, no se te olvide eso, ni si quiera, a la hora de ayudar.

KienyKe Stories