KienyKe.fm

Breve reseña del nuevo proyecto que une a titanes de la electrónica

22 de enero del 2016

De Bowie, Skrillex, Diplo, EDM, y otras religiones.

Breve reseña del nuevo proyecto que une a titanes de la electrónica

Por: Bokon Haram

Hermanos de la congregación musical, estamos reunidos en este texto aún lamentando la partida hace tan solo unos días de aquel astro autodenominado David Bowie. Lo que nos queda a nosotros mamíferos terrestres, escuchar su música y recordar el legado más allá de lo mítico, proseguir en este espinoso camino, tan solo mitigado por aquello que llega a nuestros oídos de vez en cuando, alterando la percepción de la realidad, que alguna vez Bowie negó.

Por fortuna seguiremos deleitándonos con esa nueva música que llega a través de aplicaciones, canales de video, emisoras de radio, o descargas legales; incluso podremos ver a artistas en vivo y en directo en nuestro país, a tan solo un par de kilómetros de distancia, algunos que nunca hubiéramos imaginado escuchar en directo.

Especialmente en uno de los momentos cumbre de este 2016, quizá, el festival musical más importante en Colombia, Estero Picnic, cuyo cartel revitaliza la fe en la música, en el arte como una forma de culto religioso, en donde fieles se deleitan de la forma en que les plazca, tal como siempre nos lo enseñó el ahora santo David Jones, ¿aún no canonizado por el papa Francisco?

Desde el próximo jueves 10 al 12 de marzo el gusto de “creyentes” melómanos será recompensado, considero, esta vez más que en versiones anteriores. En una serie de artículos que saldrán por este medio, haremos un recuento de los grupos “underground” o de mayor prestigio, bien sea por su calidad musical, novedosa propuesta, ser visionarios, espectáculos en vivo, o simplemente por el hecho de gustarnos por sus sencillas propuestas. Entre los que resumen lo anterior estará el proyecto Jack Ü, altamente adictivo, integrado por dos de los referentes para las nuevas generaciones de melómanos, Skryllex y Diplo, es decir, un proyecto que podría ser la versión electrónica de un “supergrupo”, tal como de vez en cuando surge en el rock, con alineaciones como Velvet Revolver, Audioslave, Atoms for Peace, o Them Crooked Vultures, por mencionar algunos.

jackie U

Cada Dj por su lado ha obtenido un nombre en el olímpo de los adictos a los beats, tornamesas y electrónica pura y dura. Estos dos inseparables de las consolas, aunque llevan ya un tiempo colaborando en diversos ensambles, recurren a una nueva estampilla,  Jack Ü, y a una exitosa e inesperada colaboración, junto al canadiense Justin Bieber en el tema “Where Are Ü Now”.

¡Éxito!, un término no ajeno a Diplo y Skryllex, el primero, con su proyecto, ya visto y alabado en Estereo Picnic, Major Lazer, creadores de uno de los videos más vistos en la historia de Internet, “Lean On”, al superar el billón de visitas, y más de 600 millones de plays en Spotify, la canción más escuchada en toda la historia de esa plataforma musical, catapultándolos como emblemas de ese extraño nuevo concepto o género EDM (Elelectronic Dance Music), del cual Skryllex (amo del “dubstep”), es el de mayor prestigio, incluso al ser considerado por la revista Forbes, entre otros maestros de la consola, uno de los mejor pagos del mundo. Más allá del reconocimiento de los artistas por separado, buscan innovar con el proyecto  Jack Ü, a tan solo meses para presentarse en el Estero Picnic.

Su estilo, ecléctico y tendiente a la experimentación, también agrega algo nuevo a los típicos colabores, en el éxito “Where Are  Ü Now”, anexan las voces del cantante pop y “teen idol”, Justin Bieber, famoso por sus extravagancias tanto en el escenario como fuera de él.

La idea de colaboración surgió en medio de un evento de modas donde Diplo y Bieber coincidieron, y culminó meses después en los samplers y efectos de los computadores de Jack Ü, resultado que el mismo líder de Major Lazer destacó porque “hace algunos años nadie esperaría ver a Skryllex y Bieber juntos en una canción”, un hit que desde febrero del año anterior ha estado en listas y redes como canción favorita de millones de amantes de los sonidos procesados. En menos de dos meses, el video de la canción fue visto más de 100 millones de veces.

El mismo Bieber asegura no haber estado presente para las voces, ni siquiera sabía que se estuviera gestando una nueva versión de sus líricas, lo cual le sorprendió gratamente y, a su juicio, le abrió una nueva perspectiva de lo que es llegarle no solo a preadolescentes que cuelgan afiches de sus artistas teen en los cuartos,  también, a adultos asistentes a festivales de música dance.

Jack Ü, más allá de sus colaboraciones, es un producto que ha fusionado el máximalismo de Skryllex llevado a su punto más sencillo, y elevando el minimalismo world music de Diplo a su cumbre de exaltación, tal como algunos críticos lo han visto. A parte del extraño encuentro musical con Bieber, otras de las colaboraciones pertenecen más a la zona de confort de estos arquitectos de sonido, con Missy Elliot, el rapero 2 Chainz o AlunaGeorge, que aún así ofrecen sonidos experimentales, con la idea de llevar ese campo sonoro hacia lo inexplorado, tal como Diplo lo menciona, al jugar con la idea de no inundar con efectos de sonido las melodías, sino, por ejemplo, trastocar o distorsionar las voces y colocarlas como telón de fondo que adorna los coros o versos. Incluso, invertir la ecuasión tradicional del pop, con más versos, ganchos, que grandes coros fácilmente digeribles.

De esto los fieles colombianos tendrán su plato de degustación en marzo, cuando la noche se inunde de excentricidad sonora y los sentidos se expandan al acceder a la mencionada fusión de dos pesos pesados del EDM, tal vez sea una nueva religión la que se geste esa noche, que expanda el universo limitado de las tendencias eléctronicas, muy prematuro para juzgar, pero la congregación irá en masa a ver a sus inspirados santos de devoción, a la espera de un milagro auditivo, que nos pueda poner, tal como lo logró Bowie en sus más de 50 años de existencia, un paso más cerca del cielo.