Kienyke.fm

La mujer de los  cabellos color  atardecer

La mujer de los  cabellos color  atardecer

29 de Enero del 2016

Por Bokon Haram

En esta época de obsesiones y culto por la belleza, por la caída en desgracia de famosos, por la redención, y especialmente por esos oscuros objetos de deseo que pueden ser las mujeres con algo de fama y talento, nuestros oídos no pueden ignorar a aquella mujer alta, blanca, de cabellos color atardecer y voz potente, llamada Florence Welsh, una firme sucesora de esa mítica seguidilla de artistas que desde los 60, han surcado el espectro de música popular dejando huellas indelebles en el olimpo de los  ídolos, y que ahora estará en el Estereo Picnic 2016 el próximo mes de marzo.

Para algunos están aquellos inmortales Lennon, Jagger, Morrison, Priesley, Cash, para los que somos amantes de las mujeres fuera de este mundo, tenemos a Joplin; Estevie Nicks; Joni Mitchell; Patti Smith; Nina Simone, Amy Winehouse, y ahora, nuestra invitada del festival musical, la británica Florence Welsh, con su agrupación Florence and The Machine.

El nombre surgió cuando Florence comenzó a hacer música con su amiga Isabella Summers, bajo la etiqueta “Florence Robot – Isa Machine”, a mediados del 2000, posteriormente cambiándolo al más sugestivo y sonoro, Florence and the Machine.

Muchos aficionados normalmente rendimos culto a aquella voz solista potente, con aura inmaculada que cae en desgracia, se redime o muere en el intento, y que cobra vigencia en la actualidad, a través de biografías, reediciones musicales y hasta documentales donde se resaltan sus  excentricidades, traumas, vicios, que desbordaban la simple visión de cantantes con éxitos del momento. Como ejemplo de esas vidas que trascendieron el escenario por sus fatalidades, se pueden apreciar en los filmes de moda “Amy”, sobre Amy Winehouse; “Janis, la mujer detrás de la leyenda”, sobre Janis Joplin, o “What Happened, Miss Simone?”, de la reconocida Nina Simone.

Esperemos que el culto que se le está rindiendo a Florence, con solo tres discos de estudio, se vuelva una historia sólida como las anteriormente mencionadas, y no tenga uno más de aquellos finales que lamentar, o que les gusta a esos canales de Discovery o Reality tv.

Esperemos que para la fecha del 10 de marzo, los colombianos podamos experimentar las sensaciones que surgen de oír esa voz sin igual, de aquella bella mezzosoprano, que logra generar imágenes mentales sobre lo que es amar, sufrir por amor, resbalarse por amor y proseguir en el intento de obtener algo de felicidad en este mundo. Welsh incluso, con su calidad logra sobrepasar los sonidos que emiten los instrumentos de su banda e imponerse con sus melodías propia.

Esperemos tal como lo hicieron Joplin o Simone en los 60, Winehouse en los 90, 2000, en diversos eventos y presentaciones, Florence and the Machine, logre que el terreno del Estero Picnic se convierta en un pedacito de cielo donde la musa reconforte a las miles de almas en busca del éxtasis.

Florence and the Machine, presentará su más reciente material, “How Big How Blue How Beautiful”, tras el éxito comercial de su segundo disco “Ceremonials”, del 2011, y anteriormente, en el 2009, la sorpresa de encontrar un nuevo talento en su primera grabación, “Lungs”, de la cual se desprendía esa extraña canción, acompañada del aún más extraño video, “dog days are over”. Su espectáculo es una novedad no solo para los seguidores de Estereo Picnic, sino para el público colombiano, que poco digiere material procedente de Inglaterra, especialmente de una mujer llena de fusiones e influencias.

Aunque Welsh y sus músicos en el primer disco estaban más centrados en hacer rock melódico, con base en las tradicionales bandas alternativas británicas de la época, ahora armonizan varios géneros como el rock, soul, blues, algo de folk, y ambientes electrónicos, donde la presencia vocal de Florence sobresale lo suficiente como para ser una versión original en la pléyade de artistas actuales. Se puede afirmar que su vida más que ser un drama afuera del escenario, tal como lo pudo ser en el caso de Joplin o Simone, se convierte en melodrama sobre el escenario y en sus videos musicales, donde su histrionismo, teatralidad, gesticulación profundiza lo que es ser una artista original, quien logra impulsar con la voz todo lo que es pasión. Podría estar declamando una recenta de cocina, pero a los oidos melómanos se haría de verdad creible y bastante sensible.

Para Florence y su agrupación los festivales no son novedad, tan solo con tres producciones y diversas colaboraciones con artistas como The Horrors, the Big Pink, Dj’s como Calvin Harris, Fatboy Slim, o de versionar éxitos de otras divas como Rihanna o Etta James, ya ha sido partícipe o se presentará en eventos al aire libre como el Way Out West, en Suecia, el Super Bock Super Rock en Portugal o el prestigioso Festival de Glastonbury en su tierra natal, incluso ya tiene un MTV Umplugged. De modo que esa nueva diosa que con cada nueva producción se acerca más al olímpo al que pertenecen una Winhouse, Joplin o Mitchell, no solo se sorprenderán al escuchar una voz poderosa, una presencia en el escenario con similar o más bagaje, que cualquier otra de las figuras del Estero Picnic. Una artista imperdible, más por sus actuaciones sobre el escenario, que por su reconocido cabello color atardecer.

How Big How Blue How Beautiful