Kienyke.fm

Los Eagles of Death Metal enfrentaron la muerte y de vuelta a la vida en Colombia

Los Eagles of Death Metal enfrentaron la muerte y de vuelta a la vida en Colombia

16 de febrero del 2016

Por: Bokon Haram.

Hace unos meses la comunidad rockera mundial se estremeció por la cruda realidad del terror y odio religioso. Corría noviembre de 2015, cuando ese grupo de nombre extraño, Eagles of Death Metal, que abrirá el Estereo Picnic 2016 el próximo mes de marzo en  la sala de conciertos Armando Records, sufría los embates del extremismo radical islámico en la ahora infame sala de presentaciónes Bataclan en París, Francia.

Afortunadamente para ellos, sus vidas lograron preservarse, a pesar del costo no solo trágico en vidas para los cientos de fanáticos parisinos, sino el costo emocional para los miembros del quinteto, tal como se veía en aquella primera entrevista que el grupo originario de California daba al famoso canal Vice, a comienzos de diciembre de 2015. Su líder y vocalista, Jesse Hughes, visiblemente conmocionado al recordar aquella noche sangrienta, tartamudeaba y derramaba lágrimas, rememorando los acontecimientos de los que pudo salir ileso. En detalle  describía esas horas angustiantes y cuando se resquebrajaba se apoyaba en los demás miembros para superar eso que ya nunca más se borrará de sus mentes.

Días después los pudimos ver visitando las afueras del teatro Bataclan, cuando decidieron depositar ofrendas florales en honor a las víctimas. Otra vez las imágenes eran de Hughes, líder y vocalista del grupo fundado en 1998, triste, recordando y tal vez sintiéndose impotente ante la situación. En esos días la banda reapareció en los escenarios para tocar nuevamente en la ciudad francesa junto a U2, cuando con una solidaridad infinita los irlandeses compartieron su espacio para dos últimos temas, el People Have the Power de Patti Smith y uno de autoría de la banda estadounidense, reafirmando la prédica establecida por Hughes de “llevarle rock’n’roll al mundo”.

Según los EODM buscan enaltecer y ayudar a la memoria de los fallecidos, primero al reanudar el tour mundial, cosa que cualquiera de sus fans suplicarían, lo que incluye una completa presentación en París el 16 de febrero; también al promocionar el cover de Duran Duran, “Save a Prayer”, y solicitar a bandas colegas hacer versiones de su propia canción “I love all the time” para recolectar fondos para las víctimas de los atentados.

Qué mejor oportunidad para los colombianos de reivindicar el poder sanador del rock y estar frente al carismático y extrafalario líder Jesse Hughes, y posiblemente contar, nuevamente, con uno de los más importantes músicos del rock alternativo del momento, Josh Homme, también líder de Queens of the Stone Age, y cofundador del proyecto EODM, cuyo nombre fue inspirado en una broma entre ellos, al escuchar una agrupación de heavy metal llamada Vader, y definirla como los “Eagles of Death Metal”.

“Nuestros amigos fueron allí para ver rock n’ roll y murieron. Yo quiero regresar allí y vivir”, declaró Hughes a la revista Vice, hablando sobre sus intenciones de seguir de gira y de sanación emocional.

Tristemente ellos quedarán en la memoria colectiva como el grupo de rock que sobrevivió a la masacre, pero esperemos que ese amor que han demostrado a sus seguidores a través de sus acciones posteriores al trágico evento, sea el que permanezca en los asistentes a la fiesta de inicio del Estereo Picnic, donde la bienvenida será más que calurosa por parte de los verdaderos amantes del rock, más que ser los curiosos o morbosos ante quiénes sobrevivieron a aquel hecho histórico. Hughes y compañía deben saber que Colombia entiende qué es la barbarie y tener el rostro del terror mirándote de frente.