Plan pistola: retaliación del Clan del Golfo contra la Policía

Publicado por: admin el Jue, 01/06/2017 - 10:44
Share
Desde finales de abril, el ataque sistemático del Clan del Golfo a miembros de la Policía Nacional, en lo que se denominó el 'plan pistola', deja uniformados heridos y muertos en el país cada sema
Plan pistola: retaliación del Clan del Golfo contra la Policía
Desde finales de abril, el ataque sistemático del Clan del Golfo a miembros de la Policía Nacional, en lo que se denominó el 'plan pistola', deja uniformados heridos y muertos en el país cada semana, especialmente en las regiones en las que ejerce su influencia la estructura delincuencial. A principios del mes, de hecho, el defensor del pueblo, Carlos Negret, advirtió que dicho plan ponía en riesgo a los agentes que operan en Chocó, Antioquia, Cauca, Nariño, Arauca, Norte de Santander, Cesar, Córdoba y Cundinamarca y pidió mayor cuidado por parte de las autoridades. [single-related post_id="696165"]
Lamentablemente, desde que iniciaron las acciones, se llega al saldo de más de 40 agentes heridos y 13 que han perdido la vida.
Si bien las Fuerzas Armadas del Estado han capturado a varios de los responsables de estos ataques en las últimas semanas, hicieron el relanzamiento de la operación Agamenón para dar con los cabecillas del Clan y entregan volantes con información sobre las recompensas que hay para quien dé información en las zonas de mayor influencia, es decir, en el Urabá antioqueño y chocoano y en Córdoba, siguen ocurriendo ataques. Pero ¿por qué está actuando de esta forma el Clan del Golfo? ¿Es una retaliación, como lo informa la Policía, a los operativos en los que han caído cabecillas y se han incautado toneladas de insumos para la elaboración de droga? [single-related post_id="692315"] Luis Fernando Quijano, director Corpades, le explicó a kienyke.com, cuáles podrían ser las razones por la que esta organización delincuencial, asociada a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), está atacando a los miembros de la Policía, recordando los tiempos en los que Pablo Escobar ofrecía millones de pesos por el asesinato de los agentes, cuando el terror lo imponía el Cartel de Medellín.

Reconocimiento polítivo vs retaliación

Para Quijano, dos hipótesis podrían ser las que se aproximan a las justificaciones de los ataques, pero ambas podrían marcar el fin violento de esta estructura criminal cuyo único camino es el sometimiento a la justicia. La primera, explica el experto en violencia y líder social, "sería que estarían pretendiendo ganar espacio en las negociaciones de paz en Colombia: matar policías los podría mostrar como una organización político-militar y entrar a la negociación política, según ellos". [single-related post_id="696302"] La segunda, "sería que la muerte o las capturas de miembros de importancia en la estructura podrían estar llevando a los ataques a la Policía para buscar  mermar o reducir su accionar". Para Quijano, ambas motivaciones plantean un error de cálculo del Clan del Golfo y, dice, "las consecuencias podrían ser nefatas para las Autodefensas Gaitanistas de Colombia". "Radicalizar a miembros de la Policía les generaría una respuesta contundente en contra de sus miembros y en especial contra los 'jefes' de la estructura paramafiosa: el aniquilamiento en vez de la captura", explica Quijano. Y añade: "Ellos: Otoniel, Marcos, Gavilán, Inglaterra, Nicolás, El Indio, Santana, entre otros, no han entendido que no son más que paramilitares y mafiosos, y atacar a la policía a mansalva les podría acarrear la muerte violenta en momentos donde ya se estaría preparando su posible sometimiento a la justicia, único camino que les ha ofrecido el Gobierno y que parecieran haber aceptado". [single-related post_id="694466"]   Con las acciones en contra de la fuerza pública, recalca Quijano, "las AGC están dejando nuevos enemigos en el camino, están generando nuevas guerras y podrían verse abocados a lo que ocurrió con Pablo Escobar y con miembros de La Terraza o el Bloque Metro de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá -ACCU-, eliminados por meterse con el poder real y formal de Colombia".

Golpes contundentes en Antioquia

El más reciente golpe contra el Clan del Golfo de la Policía en Antioquia, uno de los departamentos más afectados por el accionar de esta estructura, es la captura del jefe de sicarios que se encargó de dos atentados en Cáceres y Tarazá, en la subregión del Bajo Cauca. De acuerdo con las autoridades, en las últimas horas fue capturado José Duván Pallares Mira, más conocido como alias ‘Rocki'.   Este hombre, según el coronel Wilson Pardo, comandante de la Policía de Antioquia "era el encargado de la consecución de elementos como armas y explosivos (granadas), coordinar y materializar los atentados en contra de la fuerza pública en la zona del norte del departamento". [single-related post_id="694972"] Precisamente, 'Rocki' sería el responsable de un atentado en el municipio de Cáceres, en el que dos uniformados resultaron heridos y cinco ciudadanos, entre ellos un menor de edad, fueron lesionados al arrojar una granada dentro de un establecimiento. También estaría involucrado con el hostigamiento con explosivos y ráfagas de fusil a una patrulla del Inpec en el municipio de Taraza, en el que murió un interno y dos custodios quedaron lastimados. La semana anterior, además, las autoridades sumaron importantes capturas contra esta estructura, como respuesta a los atentandos que han sufrido los uniformados. 21 de mayo: cayeros alias “Conejo”, “Negro Perea” y “Chacho”, presuntos autores materiales del asesinato del patrullero de la policía Alejandro Caro Jave, asesinado en el municipio de Pueblorrico, Antioquia. 22 de mayo: en una operación militar fue capturado Róbinson de Jesús Quirós Chávez, alias ‘Pitufo’, en la vereda El Socorro del municipio de Valdivia. Sería cabecilla de sicarios en este sector y estaría relacionado con las acciones perpetradas contra uniformados en Yarumal y Valdivia. Además, estaría encargado de controlar a los delincuentes que extorsionaban a las familias con recursos de la subregión. [single-related post_id="699459"] 23 de mayo: Omar Noguera Camacho, alias 'Boyaco', quién tenía a cargo las finanzas del Clan del Golfo en los departamentos de Antioquia y Córdoba, fue capturado por grupos especiales de la Operación Agamenón en el Urabá antioqueño. El Gobierno había asignado una recompensa de 128 millones de pesos por información que condujera a su arresto. Ese mismo día, en el corregimiento Buenavista del municipio de Ciudad Bolívar, en el suroeste antioqueño, fue capturado alias Julián Montoya, conocido con el alias de 'Sapo Hermoso'. El hombre se dedicaba a extorsionar en nombre del Clan del Golfo a los comerciantes del municipio. Según la Cuarta Brigada del Ejército era el segundo de esa banda criminal en esa población, bajo el mando de Euclides Rodas Vargas, alias 'Changón'. 24 de mayo: Es capturado Jorge Elías Medellín Berrío, alias 'El Zarco', cabecilla del Clan del Golfo en la subregión del Nordeste antioqueño. Este sujeto tendría el control de las actividades ilegales de la facción en los municipios de Segovia, Remedios, Yolombó, Yalí y Vegachí, donde al parecer ordenaba extorsiones de hasta 150 millones de pesos mensuales a los mineros de oro. Además, 'El Zarco', estaría involucrado en la muerte del subintendente Wilber Muñoz Rodas, que se produjo el 16 de mayo en Segovia. En Antioquia, cerca de 100 miembros de esta estructura han sido capturados en lo que va de 2017, y en Chocó y Córdoba la cifra asciende a 160.