12 años de prisión para padre que mató a su bebé

19 de julio del 2017

El hombre maltrató y sacudió con violencia a su hijo para calmar su llanto y le causó la lesión cerebral.

12 años de prisión para padre que mató a su bebé

El hijo de Juan Camilo Carvajal y Marly Jhojanna Tóbón, ambos de 19 años, ingresó el pasado 26 de junio de 2016 con un paro cardiorrespiratorio a un centro asistencial de Medellín.

Tras ser estabilizado por los especialistas, el pequeño de apenas cinco meses murió luego de tres días en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Las miradas cayeron de inmediato sobre los padres. Los médicos descubrieron signos de maltrato en su cuerpo.

Tenía hematomas en el vientre y mordiscos en otras zonas. Además, la causa de la muerte del bebé fue un trauma encefalocraneano producido por el llamado síndrome de zarandeo.

Por esta razón, tras varios meses de investigación y esperar en la cárcel el fallo, el Juzgado 25 Penal del Circuito de Medellín sentenció a 12 años y seis meses de prisión al padre del menor, al ser encontrado responsable de los hechos y allanarse al cargo de homicidio preterintencional que le fue imputado.

La razón para haber maltratado al bebé, según las autoridades, es que estaba tratando de calmar el llanto incontrolable del pequeño.

Por su parte, la madre fue librada de cualquier responsabilidad y la Fiscalía solicitó la preclusión de la investigación por ausencia de responsabilidad en los hechos.

¿Qué es el síndrome del zarandeo?

Aunque la muerte parece una consecuencia poco probable al sacudir un bebé, de acuerdo con investigaciones médicas, es una peligrosa práctica que además de este resultado puede producir daños al cerebro, ceguera, pérdida auditiva, trastornos del habla y del aprendizaje, retraso mental, ataques epilépticos y daños al cuello y a la espina dorsal.

Este, entonces, es un tipo de traumatismo o lesión cerebral que ocurre cuando se sacude con violencia a un bebé o niño pequeño, y tiene efectos más graves en aquellos que tienen menos de un año de edad.

Lo que sucede cuando se sacude a un bebé tan pequeño es que los músculos del cuello aún son débiles y la cabeza es grande y pesada, por eso el zarandeo violento hace que el frágil cerebro salte para adelante y para atrás dentro del cráneo y sufra contusiones, hinchazón y hemorragia, que pueden causar daños cerebrales graves permanentes o incluso la muerte.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO