36 años de cárcel para homicida de fisioterapeuta en Cali

Shutterstock

36 años de cárcel para homicida de fisioterapeuta en Cali

11 de octubre del 2017

Harlis Alexis Murillo fue condenado por el juez 18 Penal del Circuito de Cali a 36 años y dos meses por el crimen de Stephanie Andrea Ramírez Narváez, una fisioterapeuta de 26 años quien falleció el pasado mes de junio.

El director de la cárcel de Aguachica, Néstor Abel Quintero Cabrales, dijo que Murillo permanecerá en una prisión de máxima seguridad donde debe estar por su perfil de feminicida.

Los hechos ocurrieron el 4 de junio de este año, en el barrio Cuidad 2000 en el sur de la ciudad de Cali, cuando Stephanie llegó a un apartamento a las 9 de la mañana para atender a un paciente, que era la mamá del victimario.

Desde ese momento los familiares no volvieron a saber nada de la mujer, por esto decidieron reportar ante las autoridades la desaparición de la fisioterapeuta.

Ese mismo día a las 5 de la tarde, el cuerpo sin vida de Stephanie Ramírez fue encontrado en una zona verde. Según el reporte del Instituto de Medicina Legal, la muerte de la mujer se produjo por asfixia mecánica y fue abusada sexualmente.

“Stephanie fue instrumentalizada, es decir, fue tratada como un objeto por este hombre. Primero porque la asaltó sexualmente, segundo porque la atacó con un objeto contundente para reducirla y tercero porque finalmente la asfixió para quitarle la vida”, indicó uno de los investigadores del caso.

Un mes después del asesinato Harlis Alexis Murillo fue capturado por la Policía Nacional en Aguachica, Cesar.

La investigación de la Fiscalía fue suficiente para que el juez responsabilizara al hombre por los delitos de feminicidio agravado y acceso carnal violento. Por su parte, Murillo había suscrito un preacuerdo con el ente investigador para declararse culpable del crimen.

Las cámaras de seguridad del conjunto residencial fueron pieza clave para descubrir al sospechoso, pues grabaron a Stephanie Ramírez cuando ingreso al lugar pero la mujer nunca salió.

Posteriormente los investigadores de la Sijin de la Policía inspeccionaron el apartamento del homicida y allí encontraron sangre, pelo y otros elementos que pertenecían a la víctima. Sin embargo, el hombre quedó en evidencia cuando puso a la venta el celular de la mujer.