Exjugador de la NFL se suicida en Prisión

Foto: Captura de pantalla

Exjugador de la NFL se suicida en Prisión

19 de abril del 2017

Aaron Hernández, exjugador de la NFL, fue hallado muerto en su celda este miércoles. El departamento de prisiones de Massachusetts informó que los guardias encontraron a Hernández, de 27 años, colgado de los barrotes de su celda, con la sábana de su cama.

El exjugador había calculado cada detalle de su suicidio de tal manera que bloqueó la puerta con las cosas que tenía a la mano, para  que nadie entrara a evitar lo que ya era inevitable. No obstante, el cuerpo médico intentó reanimarlo pero no pudo recuperar los signos vitales del ex ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

El puertorriqueño, que tenía un futuro prometedor en el fútbol americano, recibió una condena en 2015 de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. Por haber asesinado a Odin Lloyd, novio de su hermana y jugador semiprofesional de los Boston Bandits.
La policía del condado de Massachusetts (EEUU) lo arrestó luego de encontrar el cuerpo sin vida de su amigo Odin con alrededor de seis tiros, a dos kilómetros de su casa, en 2013. Aunque las pruebas en su contra no fueron concretas, el juicio determinó que Hernández había premeditado el asesinato.

Las principales indicios que apuntaban al exjugador era que había sido el último en pasar tiempo con Lloyd. Además de ordenar la limpieza de su casa y haber borrado los vídeos de las cámaras de seguridad el mismo día que descubrieron a Odin.

Un futuro prometedor

En 2010 decidió dejar la Universidad de Florida para dedicarse a su carrera como jugador profesional de fútbol americano. Ese mismo año firmó un contrato millonario con Patriotas de Nueva Inglaterra para ser el nuevo ala cerrada del equipo por un valor aproximado de 40 millones de dólares por cinco temporadas. Prometía ser la nueva estrella de la NFL, pero su instinto criminal lo condenó.

Antecedentes

Aaron Hernández ya tenía varios delitos por porte ilegal de armas de fuego. Asimismo, estuvo implicado en un asesinato doble en un bar en el año 2012, del que fue absuelto la semana pasada en un tribunal a las afueras de Boston. Sin embargo, tenía que seguir rindiendo declaratoria por el mismo hecho.