Joven fue asesinado por no dejarse robar el celular

Joven fue asesinado por no dejarse robar el celular

16 de octubre del 2016

Abel Junior López Monroy duró dos días con muerte cerebral luego del ataque que recibió por un ladrón que, sin importar las consecuencias, lo hirió por robarle el celular.

Lea también: La desgarradora historia de una joven que fue violada y lanzada a los cocodrilos

En las calles de Barranquilla agonizaba después de los dos disparos que recibió por parte del agresor. La ayuda no llegó tan rápido como esperaban sus familiares, la espera fue larga y la incertidumbre dominó la situación.

Con 19 años, Abel iniciaba sus estudios de gestión financiera y bancaria en la Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca. Sus sueños de convertirse en profesional y recompensar a su familia quedaron en el aire producto de su inesperado asesinato.

El sufrimiento de sus padres al verlo conectado a un respirador superficial durante 48 horas solo pueden describirlo ellos, los que lo vieron nacer y morir por inseguridad en las calles.

Además le puede interesar: Los ocho disparos que acabaron con una familia en el sur de Barranquilla

En la Clínica General del Norte fue desconectado por la muerte cerebral que sufrió desde el martes, uno de los disparos en su cabeza fue letal.

Su familia no quería este final. El joven un día antes de morir, según dicen fuentes cercanas al caso, derramó una lagrima cuando escuchó la voz de su abuela, esa que lo animó por última vez. Ella, por su parte, vio la última reacción de su nieto, ese que seguirá amando y recordará en el fondo de su corazón.

No dejarse robar el celular le costó la vida, hecho que generó indignación en Barranquilla. La recompensa por el asesino de Abel es una suma cercana a los 10 millones de pesos. Las autoridades esperan que este tipo de situaciones no se repitan, la inseguridad es un factor que se debe trabajar en esta y todas las ciudades de Colombia.