El drama de una de las víctimas del carro diplomático de Venezuela

El drama de una de las víctimas del carro diplomático de Venezuela

4 de noviembre del 2014

Según testigos del accidente el BMW de color gris y de placas diplomáticas “volaba” hacia el norte por la carrera Séptima. Lo conducía Aníbal Enrique Tapia Meza, que sería compañero sentimental de Rosangel Vera, jefa de protocolo de la Embajada de Venezuela en Colombia. A la funcionaria diplomática se le había asignado el vehículo.

Tapia manejaba, según las autoridades de tránsito, con grado tres de alcohol. Estaba borracho. En el accidente murió John Ánderson Firacative, un joven de 20 años, y resultaron heridas ocho personas más. El paciente más grave es David Leonardo Pinzón, un taxista de 24 años.

Vea también: Imágenes inéditas del escándalo del hijo del presidente de la Corte Suprema

Diana Patricia Pinzón, hermana de David, le contó a KienyKe.com que su hermano se encuentra delicado de salud. El joven está internado en la sala de cuidados intensivos del hospital universitario San Ignacio de Loyola, ubicado a pocos metros de donde ocurrió el accidente. Presenta trauma craneoencefálico severo, múltiples contusiones, fractura en una de sus piernas. “Lo tienen sedado. No hemos podido hablar con él. Le están drenando la sangre que tiene en el cerebro”, dijo Diana, quien es la mayor de cinco hermanos que conforman la familia Pinzón Rojas.

David Pinzon

El estado de salud de David Leonardo Pinzón Rojas es grave. Al culpable de su tragedia un juez le otorgó el beneficio de casa por cárcel. 

Hace dos años David es taxista. El carro no es suyo. Trabaja por turnos, a veces de día, a veces de noche. El día del accidente trabajó de noche. Tenía que entregar el carro en Suba a las cinco de la mañana. Un amigo de él que estaba de rumba, y que vive en la misma localidad, le pidió que lo recogiera. David iba en ese momento a cumplir aquella cita a la que nunca llegó.

Cuenta Diana que su hermano llamó a su compañero de turno a quien le iba a entregar el vehículo. Haría una última carrera. A esa cita tampoco llegó. Minutos después de colgar la llamada de su compañero ocurrió la tragedia: a las 4:09 de la madrugada un vehículo que iba a alta velocidad lo embistió.

El carro de David salió volando, dio dos o tres giros en el aire y cayó al suelo. Otro taxi fue chocado por el lujoso BMW. El cilindro de gas de ese último carro estalló. El impacto sacó a David del carro.

Accidente Bogota

Momento en el que sacan del carro diplomático de la embajada de Venezuela a uno de sus ocupantes. Testigos afirman que también iba con sobrecupo.

“El sueño de David es comprarse un taxi para él. Vio a lo largo de estos dos años que es un buen negocio pero quería dejar de ser empleado para manejar el suyo propio. Él siempre dice que quiere tener plata para ayudarnos a mis padres y a nosotros, sus cuatro hermanos”, le contó Patricia a KienyKe.com.

La hermana del taxista también indicó que los médicos han dicho que él está estable y esperan que evolucione lo mejor posible. Actualmente respira de manera artificial.

La víctima mortal de este hecho fue un jovencito de 20 años de edad, quien también vivía en la localidad de Suba, al norte de la ciudad, se llamaba John Ánderson Firacative. Él, su novia y un amigo estaban rumbeando en Chapinero. John, abrazado con su novia, se acercó a la Séptima y le hizo el pare a un taxi. El vehículo se detuvo, cuando se iban a subir el BMW apareció detrás de ellos, le pegó primero al taxi y luego los arrolló. El impacto arrojó a los jóvenes por los aires. Ánderson fue el que cayó más lejos. Al parecer su cabeza golpeó contra unas escaleras. Perdió la vida instantáneamente. Su novia, Edersy Patricia Rodríguez, sufrió fractura en una de sus piernas y en la cadera.

Comunicado Venezuela

Este es el comunicado emitido por la Embajada de Venezuela en Colombia, en el que indican que el carro fue utilizado sin autorización.

Ante lo ocurrido, la embajada de Venezuela en Colombia emitió un comunicado en el que lamenta los hechos y dice que el automóvil BMW de placas diplomáticas CD 1275, asignado a esa entidad, fue conducido y ocupado por Tapia de “manera arbitraria e inconsulta sin autorización de su propietaria”, quien según el comunicado “fue informada de tan lamentable situación en horas de la mañana”.

Testigos de los hechos indicaron que Tapia, quien se encuentra en detención domiciliaria por lo ocurrido, huyó de un retén policial en la calle 33 con carrera Séptima y que por escapar de los policías a alta velocidad y estado de embriaguez perdió el control del carro diplomático y ocasionó el trágico hecho en el centro de Bogotá.

Tapia, de ser hallado culpable de los delitos que la fiscalía le imputó, los cuales no aceptó (homicidio con dolo eventual y tentativa de homicidio con dolo eventual), podría pagar una condena que va entre los 17 y 30 años de prisión.