La lección de Maria Paula La Rotta

La lección de Maria Paula La Rotta

2 de marzo del 2017

Han pasado dos semanas desde que Maria Paula La Rotta decidió romper el silencio y denunciar a Carlos Arbeláez Ocampo, el hombre que la maltrataba. El jueves 23 de enero fue la primera audiencia del caso.

Ese día La Rotta se sintió observada. Logró darse cuenta que su agresor la miraba fijamente. Ella aún tenía el contorno de sus ojos hinchados y morados. Los rasgos del maltrato. Él la miraba fijamente, pero cuando María quiso mirarlo a los ojos, Ocampo bajó la mirada. No fue capaz de verla.

Lea también: La última golpiza que soportó María Paula

En diálogo con KienyKe.com, La Rotta contó que en la próxima audiencia solicitará principio de oportunidad para el ahora exporfesor de la Universidad Javerina. Una solicitud que sorprende, pero que hace parte del mismo proceso que adelanta la joven.

“Solicitamos un principio de oportunidad para él. Para que se trate sicológicamente, para que haga trabajo social. Me parece que es importante;  no vale la pena mandar a una persona a la cárcel y lavarse las manos. Es una persona que necesita ayuda y en la cárcel no lo va a obtener. Por eso esa fue mi decisión, darle una segunda oportunidad. Perdonamerme a mí misma y perdonarlo a él”.

Eso no quiere decir que Maria Paula La Rotta haya decidido olvidar y continuar su relación con Ocampo, todo lo contrario, la joven siente que lo que le pasó le puso una nueva misión de vida: Acompañar a las mujeres que son maltratadas. Motivarlas a que rompan el silencio. Eso hizo durante el foro Women Working for the World, organizado por la Fundación Juanfe de Catalina Escobar.

la rotta

KienyKe.com supo que la Universidad Javeriana canceló el contrato del profesor Ocampo

En sus redes sociales, Maria Paula La Rotta responde a quienes la critican. A quienes la juzgan por no haber denunciado antes y callar.

Además: Lea también: Caso de violencia intrafamiliar estrato seis

Maria Paula La Rotta y una reflexión

“Es muy fácil criticar y juzgar cuando no han pasado por mi situación. Considero que nunca es tarde para denunciar estos actos, ¿entonces por que callé debí seguir callando? Entonces no tengo el derecho de abrir los ojos y hacer valer mis derechos? Sean cuales sean mis motivos, tengo derechos como cualquier otra persona. Los invito a que en vez de juzgarme abramos los ojos y ayudemos a que esta sociedad cambie. Por pensamientos despectivos e hirientes es que estamos como estamos por eso, la gran mayoría de mujeres que han pasado o están pasando por lo que yo viví tienen miedo de denunciar de ser juzgadas y criticadas. Es muy fácil mirar la paja en el ojo ajeno”.

Utiliza su Facebook para promover ideas en contra de la violencia contra la mujer: “Estamos convocando gente hombres y mujeres que se quieran sumar al 8 de marzo día de la mujer a hacer un flashmob alusivo a la violencia de genero todo el que quiera participar puede mandarme sus datos nombre correo y celular a mi correo electrónico [email protected] mil gracias por todo su apoyo (sic)”.

Maria reconoce que los días, después de haber tomado la decisión de denunciar, no han sido fáciles. “Aveces estoy deprimida y otras muy fuerte. Por fortuna he tenido el respaldo de mi familia. No me han dejado sola”.

En redes sociales también se siente ese respaldo y ella lo agradece. También pide ni promover agresiones contra Carlos Arbeláez Ocampo.

“Me llena de inmensa alegria todo este gran apoyo que he recido de todos. Me hace más fuerte en todo este proceso tan difícil para mi y mi familia pido encaresidamente a todos no propiciar actos violentos al que fue mi agresor, la justicia divina y la legal se encargaran de el, lo que me impulso a denunciar estos actos violentos es precisamente consientizar que no podemos permitir que estos hechos sucedan, combatir la violencia con mas violencia no genera cambios genera destruccion quiero que mi mensaje pueda llegar a todos paremos esta violencia que cada día nos consume”.

Desde que denunció el maltrato, no ha hablado con su expareja, pero María tiene una cosa clara.

“Él sabe que cometió un error y lo está asumiendo, eso es bueno porque la mayoría de los agresores no asume nada y eso es una manera de concienciar a estos hombres que no son cobardes y no asumen sus errores”.