La pesadilla que viven los periodistas en Nicaragua

La pesadilla que viven los periodistas en Nicaragua

9 de marzo del 2019

Este primero de marzo de 2019, cuando en Nicaragua se celebró el “día nacional del periodismo”, en el exilio nació un nuevo medio de comunicación. Cuatro periodistas que huyeron a causa del hostigamiento y las amenazas fundaron “Nicaragua Actual”, una plataforma periodística que pretende llenar el vacío informativo impuesto por el régimen de Daniel Ortega.

Leticia Gaitán, Yeltsin Espinoza, Héctor Rosales y Gerald Chávez son cuatro reporteros que laboraban en los principales telediarios de Nicaragua. La cobertura de la crisis sociopolítica desde abril de 2018 les costó que funcionarios y simpatizantes del gobierno sandinista los hostigaran, golpearan y cerraran sus medios de comunicación.

A Chávez y Espinoza les prometieron “plomo” y cárcel. A Rosales grupos paramilitares lo golpearon. Su lengua fue partida en dos producto de las agresiones.

Gaitán, la mujer de este grupo de exiliados, fue detenida en reiteradas ocasiones por policías nicaragüenses. Posteriormente, en diciembre de 2018, el medio de comunicación para el que trabajaba, el canal 100% Noticias fue cerrado por el gobierno.

Los jefes de Gaitán, Miguel Mora y Lucia Pineda Ubau, fueron detenidos y enfrentan un juicio por los supuestos delitos de incitar a la violencia y al odio. Ambos comunicadores podrían ser condenados a más de 30 años de cárcel por informar.

Yeltsin Espinoza (izq), Leticia Gaitán (2ª izq), Héctor Rosales (2º der), y Gerald Chávez (der) son cuatro reporteros que laboraban en los principales telediarios de Nicaragua

Desde el cierre de 100% Noticias y Confidencial, la otra publicación especializada en investigaciones periodísticas que desnudaban el poder, el acoso contra los periodistas independientes se volvió feroz. Gaitán tuvo que salir de forma irregular, por las montañas hacia Costa Rica, dejando atrás a su hijo y su familia.

¿El “apagón informativo” en el país?

Al igual que Gaitán al menos 60 periodistas se han visto obligados a exiliarse, de acuerdo la organización de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua, creada al calor de la crisis sociopolítica. El principal destino para los reporteros ha sido Costa Rica, Estados Unidos, España y México.

Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial y el periodista de mayor prestigio en Nicaragua, también se exilió en San José, capital del vecino país, junto a una parte de su equipo luego de la confiscación de la redacción de Confidencial.

Desde Costa Rica conduce y dirige los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche, los cuales fueron censurados a principios de 2019, cuando el ente regulador de las telecomunicaciones ordenó al Canal 12 sacarlos del aire.

Los periodistas ahora enfrentan al escenario repentino en el que la convicción por seguir informando, pese a la distancia, se mezcla con el reto de sobrevivir en el extranjero.
“En San José vivo con una amiga periodista, porque no tengo para pagar un alquiler. Es difícil porque al mismo tiempo estoy solicitando refugio en Costa Rica y no tengo salario”, relató Gaitán a la Agencia Anadolu.

En la ciudad de Miami, el periodista Luis Galeano enfrenta las mismas vicisitudes. Galeano emitía su programa “Café con Voz” en el clausurado 100% Noticias. Huyó de Nicaragua días antes de que la justicia emitiera una orden de captura en su contra. En Miami ha encontrado la solidaridad de la diáspora nicaragüense.

El periodista Luis Galeano en el estudio improvisado de la radio Más que Vencedores en Miami, Estados Unidos. Galeano huyó de Nicaragua días antes de que la justicia emitiera una orden de captura en su contra.

El pastor evangélico Ronald Vallejos le facilitó el pequeño estudio de la radio en Internet “Más que Vencedores” para que pudiera seguir transmitiendo desde el exilio.
“Aunque la dictadura piensa que nos cerró las puertas, Dios nos ha abierto más por todos lados”, aseguró Galeano a la Agencia Anadolu.

El periodista divide su tiempo en Miami en la producción diaria de “Café con Voz” y en la forma de encontrar recursos para sobrevivir en una ciudad tan costosa como es la principal ciudad del estado de la Florida.

Mientras tanto en Nicaragua, los periodistas que aún continúan informando lo hacen bajo el asedio permanente de la Policía y grupos paramilitares.

No solo ha sido asesinado el reportero Ángel Gahona y cerrado dos medios de comunicación de forma ilegal, también el gobierno presiona a los medios La Prensa y El Nuevo Diario, los dos principales rotativos nicaragüenses.

Retención de papel y tinta

La Prensa y El Nuevo Diario han denunciado que aduana mantiene retenidos más de 92 toneladas de papel, tintas y otros insumos para imprimir. Aduana no ha dado mayores razones del porqué de las retenciones de los insumos. Sin embargo, ambos diarios han tenido que reducir sus tirajes y comenzado a imprimir en blanco y negro.

“En Nicaragua el gobierno de Daniel Ortega ha marcado una política sistemática de reprimir al periodismo”, advirtió a la Agencia Anadolu Edison Lanzas, relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). “Esta política pretende amedrentar a los periodistas y ha instalado un apagón informativo en el país”, agregó.

Lanzas también señaló que en 2018 Nicaragua se convirtió en el país de la región con más detenciones a periodistas.

Por lo pronto, los exiliados continúan informando “con las uñas”, como describe Leticia Gaitán. Apenas con un par de cámaras prestadas y una editora logran producir “Nicaragua Actual” para transmitir sus ediciones en las redes sociales, el único reducto de libertad de expresión que el gobierno de Ortega no ha podido controlar, hasta ahora.