La triste historia de amor que se selló con 46 puñaladas

La triste historia de amor que se selló con 46 puñaladas

12 de octubre del 2016

Sus gritos de terror se mezclaban con la algarabía de la fiesta. Mientras los vecinos de la cuadra se repartían los regalos de amigo secreto, que jugaron entre todos, Delio José López Velásquez la arrastraba del cabello para sacarla de la visión de los presentes, pero un par de niños alcanzaron a detallarse la acción y avisaron rápidamente que el joven de 23 años le estaba daño a Carolina.

Lea también: “El enviado de Dios” que mató con machete a seis personas en Medellín.

La mayoría de vecinos fueron testigos de la sangrienta escena. El hombre se la había llevado hacia la parte trasera de una casa esquinera, pero cuando llegaron a intentar rescatarla él le estaba propinando las últimas puñaladas. En total, según el reporte policial, le propinó 46 heridas.

Lea aquí: Los ocho disparos que acabaron con una familia en el sur de Barranquilla.

La historia de amor entre Delio y Carolina María Cuartas Gallego había iniciado dos años atrás. Se conocieron en el barrio Las Mercedes, en Marinilla, (Antioquia) donde ambos vivían.

Según lo narran familiares de ella, desde que la relación empezó, el hombre demostró ser agresivo, celoso y posesivo. Carolina no podía ni salir ni a la puerta de su casa porque desde una ventana, desde la residencia de él, podía verla y ahí iniciaba un gran problema para ella.

Entre peleas y peleas el noviazgo entre la joven pareja fue avanzando, hasta que ella sintió no aguantar más, pero un bebé que nació hace siete meses ya venía en camino.

Nunca vivieron juntos porque ella, después de conocerlo realmente, le tenía miedo y así se lo hizo saber a su mamá algunos días atrás. Es más, Carolina estaba preparándose para instaurara una demanda en la fiscalía contra él, para que el sujeto no se le volviera a acercar, porque Delio había jurado a grito entero que sí Carolina lo abandonaba la mataría a ella y a su mamá.

Aunque le pánico reinaba en el ambiente, Carolina tomó valor en los último día y por bien de ella y de su hijo, cortó la relación. López enfureció.

Cuando los vecinos corrieron al lugar donde el hombre la estaba apuñalando, el asesino se separó de cuerpo bañado en sangre e intentó huir pero fue detenido mientras que Carolina era trasladada hacia el hospital, a donde llegó sin vida.

López fue presentado ante un juez y aunque cometió el crimen ante los ojos de varios testigo y fue capturado con el cuchillo ensangrentado en sus manos, no aceptó el delito de homicidio agravado que la fiscalía le imputó. El juez le impuso medida de aseguramiento y asumirá la defensa de su proceso tras los barrotes de la cárcel.