Su cuerpo flotaba entre varias bolsas en la piscina de su finca

Su cuerpo flotaba entre varias bolsas en la piscina de su finca

10 de octubre del 2016

Su trágica muerte es un total misterio. Nadie sabe aún porque y mucho menos quién lo mató. Después de tres días de búsqueda su cadáver apareció repartido entre varias bolsas plásticas que flotaban dentro de un estanque de agua.

Lea también: La desgarradora historia de una joven que fue violada y lanzada a los cocodrilos.

Según lo narraron los familiares de Emilio Pardo Roncancio, el hombre fue visto por última vez el pasado sábado, cuando a bordo de su motocicleta salió rumbo a n una finca localizada en la vereda Gualilo Alto, a 10 minutos del barrio Morrorrico, al oriente de Bucaramanga.

Lea aquí: Los ocho disparos que acabaron con una familia en el sur de Barranquilla.

Allegados de la víctima indicaron que Pardo llegó a esa propiedad, que pertenece a un familiar suyo, porque tenia que verificar que unos difíciles arrendatarios ya se habían marchado del lugar, como tenia que haber sido.

Le puede interesar: Cayó el DJ que estafó políticos, periodistas y farándula.

Pasaron un par de días y el silencio de Emilio preocupó a sus familiares, que iniciaron su búsqueda por la zona. El martes pasado llegaron hasta la finca familiar donde el hombre de 42 años había dicho que iría, pero después de revisar el predio no hallaron nada extraño y se volvieron a marchar de ahí, sin saber que el hombre que buscaban se hallaba muerto en esa propiedad.

Después de instaurar la denuncia por desaparición, recorriendo los pasos del desaparecido, volvieron a la finca, pero en esta oportunidad acompañados de policías.

Fue uno de los uniformados que percibió un extraño olor proveniente del cuarto de máquinas de la piscina. Al ingresar allí el olor nauseabundo se incrementaba, hasta que en una alberca subterránea habían varias bolsas flotando. Al destapar una de ellas encontraron restos del cadáver de Emilio. En las otras bolsas hallaron más partes de su cuerpo.

Aunque no hay capturados por este hecho, las autoridades tienen la hipótesis de que los asesinos fueron algunas de las personas que habitaban la finca, ya que al parecer no querían desocupar la vivienda y por este hecho habían tenido algunos roces con los familiares de Emilio, dueños de la propiedad.

Las pertenencias de los habitantes de la finca fueron halladas empacadas, pero de ellos no se ha sabido algo. La motocicleta de Emilio fue hallada abandonada en el norte de Bucaramanga.