El doble feminicidio que estremece al Cauca

25 de marzo del 2015

Madre e hija, habitantes del campo, fueron brutalmente asesinadas a puñaladas.

Celmira y Dora Palomino

Las autoridades del Cauca intensificaron sus investigaciones para identificar a las personas que le quitaron la vida a dos humildes campesinas, madre e hija, en la vereda San Fernando, en Santander de Quilichao, el pasado fin de semana.

Lea también: Una historia de amor que terminó por culpa de un robo millonario.

Las víctimas fueron identificadas como Celmira Palomino, quien tenía 69 años, y Dora Palomino, de 38. Las autoridades aún desconocen cuáles fueron los móviles que tuvieron a los asesinos para perpetrar este sangriento hecho que tiene conmocionados a los residentes de Santander de Quilichao.

Los informes policiales dicen que las dos mujeres fueron atacadas con arma blanca. El ataque fue en horas de la noche del pasado sábado.

Lea también: Modelo fue asesinada y violada dentro de su carro.

Según narró el portal digital Agenda Propia, a Celmira le propinaron 17 puñaladas en diferentes partes de su cuerpo.

Mientras que Dora habría sido abusada sexualmente antes de ser asesinada. A la joven le propinaron tres puñaladas y también fue degollada, de acuerdo al informe preliminar de Medicina Legal.

Celmira y Dora Palomino

El portal payanés, añade que las dos mujeres acababan de llegar del pueblo, y al ingresar a su casa, conformada por una pequeña parcela, fueron atacadas por los criminales.  Según las primeras hipótesis, los atacantes habrían sido dos o más personas.

Lea también: Su novio, un peluquero de Venecia, la habría asesinado a golpes.

Tras abusar de Dora y matarla, junto con su madre Celmira, los criminales decidieron llevar los cuerpos al borde de una carretera y botarlos a una zanja, con la esperanza de no levantar sospechas. Habitantes de la región, que madrugaron el domingo, encontraron los cadáveres de las señoras Palomino.

Familiares de las mujeres asesinadas condenaron el crimen, pidieron celeridad de las autoridades e indicaron que no saben cuáles fueron las razones por las que les hicieron daño al par de mujeres, a quienes catalogaron como personas humildes y trabajadoras.

Las dos víctimas vivían solas en su pequeña finca. Sus familiares eran quienes les ayudaban con la alimentación y su sostenimiento, según recogió el diario del Huila.

El coronel Fernando Molano, comandante del Distrito 2 de Policía en el Cauca, indicó que la institución está adelantando las pesquisas correspondientes para establecer los móviles de este doble homicidio.

El martes, en la vereda de San Fernando donde ocurrió la tragedia, en medio de una marcha de indignación de sus vecinos y conocidos se llevó a cabo el cepelio de las víctimas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO