La prueba que delataría al asesino de policía bachiller

La prueba que delataría al asesino de policía bachiller

27 de Mayo del 2017

Marc Jordi Miranda Carrillo, que llevaba dos semanas en su cargo como Policía bachiller, salió de su casa este lunesa las 5:00 de la mañana para dirigirse a la Escuela de Policía Antonio Nariño de la Ciudad de Barranquilla. El joven, de 21 años, no regresó a su hogar porque seis disparos terminaron con su vida.

Iba en un motocicleta y ni siquiera logró llegar a su destino porque dos hombres en una moto lo enfrentaron con arma de fuego. Carrillo no pudo reaccionar porque el ataque fue fulminante. Simplemente cayó al suelo.

Arnovis Jesús Serpa Ospino fue capturado cuatro días después por las autoridades. El hombre tenía en su poder la pistola que habría utilizado para asesinar al joven bachiller.

El Comandante de la Policía de Barranquilla, Mariano Botero Coy, sostuvo que el Ospino tendrá que responder por los hechos. Las pruebas del arma de fuego parecen ser contundentes. La investigación continuará para capturar al otro presunto delincuente que se encontraba con él en la motocicleta.

La familia Miranda Carrillo pide justicia porque Jordi solo buscaba ayudar a su familia y ser un gran uniformado. Sus sueños terminaron una vez salió de su casa.

El joven terminó sus estudios en el Colegio Distrital de Bachillerato San Luis a finales de 2016. Entro a la Policía y juro bandera en mayo de este año. Todo parecía indicar que sería un gran Policía porque el compromiso con la institución se veía en el día a día.

Sus superiores recuerdan esto y por eso entienden el dolor de su familia. Las últimas palabras que les dijo Marc a sus familiares fueron las buenas noches porque luego tenía que madrugar para ejercer su labor.

La pistola marca Jericho con los cartuchos fue decomisada por las autoridades a Jesús Ospino. Esa prueba parece ser la más contundente para castigar al presunto asesino.